Nuevo curso: 50 ideas de marketing para fotógrafos

Las inscripciones al Taller online "cómo promocionar tus minis de navidad" cierran en:

Días
Horas
Minutos
Segundos

Formas de Aumentar tus Ingresos como Fotógrafo que Desconocías

Aumentar tus ingresos como fotógrafo puede ser una tarea difícil. Normalmente pensarás que sólo es posible si aumentas los precios de tus sesiones, pero aquí vengo hoy a darte más ideas sobre cómo hacerlo.

Como fotógrafo, tienes unas habilidades innatas que seguramente estás intentando explotar para vivir de la fotografía pero que quizás no lo estés aprovechando al máximo. Hoy te voy a pedir es que abras la mente y empieces a pensar en generar ingresos desde diferentes fuentes que a lo mejor ni habías pensado hasta ahora.

¿Te imaginas que con tan sólo un esfuerzo adicional de lo que haces hasta ahora pudieras multiplicar x2, x5 o x10 lo que cobras con tus sesiones?

Eso lejos de parecer una alucinación o algo imposible se puede conseguir trabajando de la manera adecuada, y que se puede materializar de diferentes formas.

1. Servicios

Tus sesiones fotográficas. Para aumentar tus ingresos como fotógrafo deberás tener más encargos.

Esto creo que ya te lo conoces. De hecho es lo que hace el 99% de fotógrafos. Vender tu tiempo y tus habilidades a cambio de una tarifa. Es lo más directo y lo que nos han enseñado desde siempre. El problema es que todo parece que gire al servicio, o a un derivado del servicio como podría ser la venta de más fotos o productos adicionales como albumes, ampliaciones, etc.

El inconveniente aquí es que todos tenemos horas limitadas por día y por más sesiones que queramos hacer llegará un momento que el tiempo físico nos lo impida. Por tanto, para ganar más tienes dos opciones, o aumentar los precios u obtener otras formas alternativas de generar más ingresos.

La primera opción no es algo que se pueda, ni deba, hacer todos los días. Sólo después de mejorar de tus habilidades, aumentar tu clientela, y con el paso del tiempo, podrás poco a poco ir subiendo precios. Aún así, llegara un punto en el que no puedas subir más los precios y debas pensar diferente.

Las alternativas a las que me estoy refiriendo son precisamente de lo que vamos a hablar en el resto de puntos, así que si estás interesado en ganar más te invito a que sigas leyendo.

2. Formación

Exprime tu conocimiento y tus habilidades.

Estoy seguro de que has estudiado y te has esforzado mucho para llegar a conseguir las habilidades que tienes hoy como fotógrafo. Y también estoy seguro de que en el camino has descubierto pequeños atajos que te hubiera gustado saber antes y que te han ahorrado muchos dolores de cabeza.

Precisamente ese conocimiento adquirido, ese conocimiento que tu tienes y otros fotógrafos que empiezan no tienen, es una oportunidad de convertir conocimiento en producto.

¿Cuánto habrías dado para ahorrarte las decenas de horas que invertiste en aprender algo que ahora dominas? ¿No te hubiera gustado que alguien te las enseñara y dejar de perder horas y horas intentando averiguarlas?

Pues ese es tu producto. Un producto que la gente está deseando comprar para ahorrarse lo que tu querías haberte ahorrado en su momento.

Ese producto de formación se podría materializar de las siguientes formas:

  • Sesión de ayuda a otros fotografos.
  • Cursos presenciales
  • Libros

3. Productos digitales

Sí, los fotógrafos también podemos crear productos digitales que se vendan. De hecho, siguiendo con el punto anterior, los puntos citados se podrian convertir sin mucho esfuerzo en productos digitales:

  • Sesión ayuda >> Grabación de la sesión en video
  • Cursos presenciales >> Cursos online (videos, recursos, textos, etc)
  • Libros >> Ebooks (venta directa, Amazon, etc)

La principal ventaja de este sistema es que ganas mucho más con menos esfuerzo, eso sí, después de un gran trabajo inicial. El inconveniente es que no todo el mundo esta dispuesto a hacer ese gran trabajo inicial.

Aparte de ese tipo de productos existen otros campos en los que podrías profundizar, siempre dependiendo de las habilidades de cada uno.

Por ejemplo, si tienes un estilo definido y usas unas determinadas acciones de Photoshop en tu flujo de trabajo y siempre te elogian por es estilo de tus fotos, convierte esas acciones en un producto y permite que otros puedan ahorrarse tiempo para crear un look parecido en el postprocesado.

Nota: seguro que aquí piensas que estaras “vendiendo tu estilo” o que estás desvelando tus secretos a tu competencia, pero nada más lejos de la realidad. Estás ahorrando tiempo a alguien que quiere aprender tu forma de trabajar, pero ¿Quién te dice que sea para el mismo sector? A lo mejor tus fotos son de retrato y las fotos del otro fotógrafo son para mascotas y quiere obtener un estilo similar en sus fotos. Aún asi, cada cual debe tomar estos recursos como referencia y como forma de innovar aplicándolo a su trabajo.

Si pones a disposición de los demás todo lo que sabes, no sólo vas a ayudar a mucha gente, tanto a clientes de fotografía como a otros fotógrafos, sino que te posicionarás como referencia en tu sector delante del resto de fotógrafos.

4. Socios y Publicidad

Existe una rama de la fotografía que no esta explotada y que sólo los que trabajan en su marca y en su modelo de negocio aprovechan.

El concepto es simple. Si tú tienes un buen producto o servicio es muy probable que te recomienden los clientes de forma desinteresada a sus familiares y amigos. Pero ¿qué me dirías si fueras un paso más allá y no sólo fueran los clientes sino empresas o comercios afines a tu especialidad los que te recomendasen a sus clientes?

Suena bien ¿verdad? Pues al final de eso es de lo que se trata, de aprovechar sinergias con otras empresas, unir esfuerzos y así conseguir más clientes de manera natural.

Por ejemplo. Si eres un fotógrafo de bodas y te asocias con un salón de eventos es muy probable que algunos de los clientes que recibas sean referidos de dicho salón. Y al contrario también sucede. Si tu ves que ese salón te está trayendo clientes adicionales la respuesta natural es que le recomiendes ese restaurante a tus futuros clientes porque seguramente ya conocerás cómo sacarle el máximo partido a dicho espacio.

El cómo llegar a ese acuerdo depende de cada caso. Puede ser una relación 100% genuina donde tu recomiendas al restaurante porque crees que es el mejor de entre los que has trabajado y el restaurante te recomienda porque los clientes se quedan más satisfechos cuando te tienen a ti como fotógrafo. Si esa situación idal no se diera, siempre se puede llegar a un acuerdo por ambas partes: por cada referido de dicho salón que finalmente te contrate tú proporcionas una comisión a dicho restaurante y por cada pareja que finalmente haga su celebración allí bajo tu recomendación tu te llevarás una comisión.

Posibilidades hay muchas y el secreto está en saber dónde buscar dichas fuentes de ingreso extra.

¿Están los Fotógrafos Baratos Arruinando la Profesión?

fotógrafos baratos a debate

Se dice que los fotógrafos baratos están arruinando la profesión. El sentimiento general suele ser el de que esos fotógrafos baratos deberían dejar la profesión para dedicarse a otra cosa, pero hay interesantes reflexiones que  pueden sorprenderte si sigues leyendo.

[Tweet “Yo también creo que los fotógrafos baratos deberían dedicarse a otra cosa”]

Tipos de Fotógrafos Baratos

Primero lo primero. Vamos a diferenciar los diferentes tipos de fotógrafos baratos y las posibles causas del porqué están usando precios bajos como opción:

Fotógrafo barato principiante

Estos son los que empiezan, aún no tienen suficiente portfolio ni experiencia como para cobrar lo que otros fotógrafos del mismo sector cobran. Puede ser comprensible durante un tiempo. Lo malo es que cuando ese fotógrafo barato deje de ser principiante y empiece a cobrar más, vendrá otro que está comenzando y hará exactamente el mismo proceso.

A este no le culpo. Nadie en el sector de la fotografía le proporcionó ningún tipo de educación financiera. En las formaciones reglada hay una ausencia de información con respecto a cómo crear sus precios, cómo valorar su trabajo, cómo no perder dinero.

Fotógrafo barato imprudente

Este fotógrafo puede considerarse como una prolongación del anterior. Si el fotógrafo barato lo es durante mucho tiempo o lo toma como rutina está maleducando y acostumbrando a parte de los clientes que contratan a fotógrafos a que esto es una profesión barata. Estos clientes piensan que no hace falta pagar una gran cantidad para tener una sesión de fotos “buena”.

Este ya tiene un poco de culpa. Aquí hay un “comodismo” por no salir de esa zona de confort. Se excusa normalmente en el falso hecho de “si subo mis precios no voy a conseguir clientes”. Para ello tiene que saber lo que ofrece y si merece la pena. Evidentemente si la calidad no acompaña, no hay nada que hacer, pero hay mucho fotógrafo bueno que sigue cobrando precios irrisorios. Estos están degradando la profesión inconscientemente.

Fotógrafo barato consciente

Este es un “artista”, o por lo menos se lo cree. Este se cree que por tener la agenda llena de compromisos baratos ya es un fotógrafo de éxito. El tipo de clientes que tiene ¿Te lo puedes imaginar? La mayoría serán clientes tóxicos que reclaman, se quejan, y que probablemente no repiten porque el resultado no tiene calidad ninguna.

Oye, que cada cual hace con su vida lo que quiera y habrá quien quiera trabajar por ganar un euro por hora. Perfecto. Este fotógrafo llenará su agenda de clientes basura, que no valoran la fotografía. Estos son los responsables de que la gente piense que es mejor que el primo le haga las fotos de la boda en vez de un “fotógrafo profesional” cuando en realidad lo que están queriendo decir es un “fotógrafo barato consciente”.

Problemas que provocan los fotógrafos baratos

En el publico general

La gente piensa que pueden llegar a cualquier fotógrafo profesional y conseguir el precio de ese fotógrafo barato hasta el punto de permitirse el lujo de “amenazar” diciendo: “es que fulano me lo hace por la mitad”

En el resto de fotógrafos de tu área

Ser un fotógrafo barato reconocido por otros colegas de profesión puede ser malo para tu negocio. No te van a respetar y probablemente te cojan manía porque puede ser que algún cliente se vaya a su lado sin dar explicación.

En el propio negocio

Estos fotógrafos no tienen mucho margen de lucro. Probablemente tengan que trabajar todo el día y en diferentes especialidades para poder decir que les compensó el día. Lo cierto es que llegará el momento en el que no tengan tanto trabajo, tengan que subir los precios y haya otro más barato al que sus “clientes” prefieran.

Soluciones para combatir los fotógrafos baratos

Fórmate

Fórmate mucho en un área en concreto y perfecciona tu trabajo hasta ser el mejor de esa especialidad. Eso unido a una elección de tu cliente ideal hará que triunfes sí o sí.

Si crees que la formación es cara o que no tienes acceso a recursos interesantes, aquí te dejo el ebook que ha ayudado a muchos fotógrafos a encontrar su camino:

ebook cómo puedo vivir de la fotografia

Diferénciate

Crea tu propio estilo, tu propia manera de entender la fotografía, tu propia voz, sé diferente, se especial, sé más inteligente. Si te centras el algo en concreto alcanzarás el nivel de experto mucho más rápido. Eso creará buena impresión en tus clientes y te destacará de tu competencia.

Date valor

Ha llegado el momento de ver lo que hay alrededor y ser objetivo. Si te especializas en un área y lo haces mejor que un fotógrafo generalista veterano que se dedica a 10 tipos de fotos y genera peores fotos que las que tu haces para ese campo en concreto, cobra más, sube tus precios, no te auto sabotees.

Dirígete a tu Cliente Ideal

Es muy fácil caer en la tentación de decir que trabajamos para todo el mundo, pero nada más lejos de la realidad. Tienes que intentar definir a tu cliente ideal para saber a quién te quieres dirigir y quién es el que te va a comprar sin quejarse. Así te será mucho mas fácil eliminar a aquellos que lo quieren todo barato y no te valoran. Tu cliente ideal te pagará siempre lo que te mereces.

No te quejes y ¡ACTÚA!

Esto no va a mejorar, siempre habrá gente que prefiera pagar poco y arriesgarse a que no le sirva y gente que apreciará el buen trabajo y pague por la calidad. Por tanto, no gastes tiempo en quejarte por captar a clientes que no valorarían tu trabajo e invierte ese tiempo en ser creativo, mejorar tu marca y aplicar estrategias de marketing que hagan tu negocio crecer.

Si quieres mejorar tu negocio fotográfico una buena forma de hacerlo es con el ebook “¿Cómo Puedo Vivir de la Fotografía?“:como puedo vivir de la fotografia

Puedes ver el resto de comentarios de otros fotógrafos que se sorprendieron al leer el ebook aquí >>

Empieza ya a enfocar tu carrera de fotógrafo al objetivo que deseas.

Clientes Tóxicos en Fotografía. Despídelos o Súfrelos.

Clientes-Tóxicos-vs-Cliente-Ideal

Cliente tóxico, chupador de sangre, agujero negro, dolor de cabeza, absorbedor de energía, piedra en el zapato… Llámalo como tu quieras pero el cliente tóxico debes evitarlo como buen fotógrafo inteligente que eres.

Tan bueno es saber lo que se quiere como lo que no se quiere y en fotografía existen varios tipos de clientes. Ya hablamos en su día del cliente ideal y hoy vamos a hablar de exactamente el opuesto. El cliente tóxico, ese que hay que evitar.

Cliente Tóxico vs Cliente Ideal

Así como el cliente ideal era todo coser y cantar, con el cliente tóxico nos va a tocar j*der y aguantar. ¿No es lo mismo verdad?

Cliente Ideal vs Cliente Tóxico by fotografo inteligente
Cliente Ideal vs Cliente Tóxico, tú eliges

El cliente ideal nos facilita la vida, aceptará todas las sugerencias que le hagamos y nos agradecerá el que hayamos sido capaces de trabajar con ellos. Por otro lado, el cliente tóxico, nos amargará la vida, siempre tendrá algo que no le gusta y que quiera cambiar y querrás que el trabajo termine cuanto antes, cosa que no ocurrirá tan pronto.

El cliente ideal te recomendará a sus familiares y amigos, algo con lo que conseguirás trabajos sin más esfuerzo. El cliente tóxico es “gracioso” porque, a pesar de que no le guste nada de lo que hagas y no pare de quejarse, va a intentar trabajar contigo sí o sí, porque sabe que en el fondo trabajas bien.

El Problema No Eres Tú, El Problema Es Él

Cuando expones tu trabajo a mucha gente y no tienes bien definido a tu cliente ideal puede ser que algún cliente toxico quiera trabajar contigo. Esto ocurre normalmente porque tu mensaje no es claro, porque el medio en el que te promocionas no es el que más te favorece o porque eres masoquista y quieres sufrir.

[Tweet “El cliente tóxico nunca va a cambiar, es así por naturaleza”]

El cliente tóxico nunca va a cambiar, él es así por naturaleza. No importa lo que te pague porque te va a hacer trabajar 3, 5 o 10 veces más de lo que trabajarías por el mismo tipo de servicio con un cliente ideal. Y lo peor de todo, trabajarás todo ese tiempo incómodo.

Pero El Culpable Eres Tú

Puede ser que el problema sea el cliente tóxico, pero al final, si aceptas trabajar con él, el culpable eres tu. Alguna vez has escuchado eso de que “dos no se pelean si uno no quiere”? Pues aquí igual. Dos no trabajan si tú no quieres. Y si lo haces, tomas toda la responsabilidad y te vas a tener que aguantar.

Por tanto lo mejor que puedes hacer es mantenerte bien lejos de ese tipo de clientes. Si puedes verlos de lejos bien, si los puedes oler, aun mejor. La cuestión es escapar de ellos en cuanto los reconozcas. Ah, ¿Aún no sabes cómo hacerlo? Te doy unas advertencias.

Reconoce al Cliente Tóxico Rápidamente

Cuando le das tu presupuesto fotográfico y te dice que es muy caro, empezamos mal. Los que no son tóxicos por lo menos tienen la decencia de decir que no les interesa o incluso desaparecer. Pero el cliente tóxico intentará que le hagas una rebaja. O lo que es lo mismo, está diciendo que no pusiste bien los precios, eso suena a insulto ¿No?

Cuando empieza a pedir mucho e incluso se preocupan de cosas poco probables que normalmente no suceden, eso significa que él se va a empeñar en que sucedan, eso tenlo claro. Por tanto, si no quieres entrar en esa zona de desconfort, mejor decir que no.

Cuando te contactan de alguna forma extraña, por teléfono cuando no lo tienes visible en la web ni tu se lo has dado, o por email a las 4 de la mañana cuando vive en el mismo pais, esto me huele a chamusquina. Mejor parar cuanto antes siempre “agradeciendo su interés” cortésmente.

[Tweet “3 Claves para Reconocer a un Cliente Tóxico”]

Elije Tú a Tus Clientes y No Al Contrario

Esto es algo que parece ser que los fotógrafos aún no tienen muy claro. La situación es tan precaria a veces que nos rebajamos a lo que sea con tal de ir trabajando unido a la necesidad de pagar cuentas. Pero a veces tenemos que tener un poco de orgullo y pensar que les estamos haciendo un favor ofreciéndoles nuestros servicios.

Si ese cliente tóxico no reconoce el valor de nuestro servicio, mejor que elija a otro a quien j*der. Pero al final, piensa que entre él y tú, eres tú quien sabe más de fotografía, por tanto, tú eres el que tiene algo (bueno) que ofrecer y que él necesita y no al contrario. Hay muchas formas de atraer a los clientes, por tanto, no te quedes con uno que no vale la pena.

Será una Perdida de Tiempo

¿Nunca has tenido la sensación de que el trabajo con alguien ha sido una completa pérdida de tiempo? Si alguna vez te has sentido así, recuérdalo cada vez que tengas enfrente a un cliente que te pueda hacer pasar por esa situación.

Trabajar con clientes tóxicos no sólo hará perder tu tiempo y dinero, sino que hará que pierdas un poco de dignidad y principios, haciendo cosas que no te gustan y que no se alinean con los principios de tu negocio.

Despide a ese Cliente Tóxico

Deside a tus clientes tóxicos
Despide a tus Clientes Tóxicos

Por último, llegó la hora de la verdad. Despide a ese cliente tóxico. Dile que no puedes o que no quieres trabajar con él. Hazlo como tu quieras, pero hazlo. Cuanto antes lo hagas más tiempo tendrás para dedicarte a buscar clientes ideales.

Eso es lo que hacen las discotecas “cool” cuando piden 250€ para entrar a un chico que lleva zapatillas deportivas (cuando normalmente cuesta 15€ por persona). Si alguna vez os ha pasado o lo habéis presenciado, eso era lo que estaban intentando hacer, despediros por estar muy lejos de ser su cliente ideal.

[Tweet “Clientes Tóxicos en Fotografía. Despídelos o Sopórtalos. Y tú qué elijes?”]

“Nunca Pagaria 1000€ por un Reportaje de Fotos ¡¡Ni Loco!!”

Nunca pagaría 1000 euros ni loco

Nunca pagaría 1000 euros ni loco

Has escuchado alguna vez eso de “¿1000 euros? Es mucho dinero” o lo que es lo mismo, “Me gusta tu Fotografia pero es muy caro tu servicio” o tal vez, “¿No podrias hacer una rebaja?”, o peor aún “Ahora mismo no tengo ese dinero, pero voy a seguir buscando y después te digo”

Todo eso en el mejor de los casos. Lo común es recibir un pedido de presupuesto por email y al darle los precios no volver a escuchar de aquel posible cliente nunca más. ¿También te resulta familiar esa situación?

Este artículo me vino a la mente después de tener una larga conversación durante un viaje con una persona que acababa de conocer. Se llamaba Nacho, él es informático, independiente y se considera mochilero, en palabras textuales “si me tocara la lotería me dedicaría a viajar con mi mochila por el mundo todo, no soy de lujos y nunca me casaría, pero nunca pagaría 1ooo euros por un reportaje de fotos de boda, ¡¡Ni Loco!! Eso es muy caro”.

Aunque no fuera una situación real porque ni siquiera era un posible cliente, me pareció muy interesante como caso de estudio. Durante el post vamos a desgranar los diferentes puntos que tratamos en la conversación, totalmente constructiva y que podrás reciclar en caso de que algún día tengas que explicarle a alguien el porqué la Fotografía es un negocio “tan caro”.

¿1000 euros por un reportaje de boda? ¡¡Ni loco!!

1000 euros fue el valor que surgió en la conversación pero evidentemente ese valor no se pueden aplicar a todas las especialidades de la Fotografía. En este caso hablabamos del supuesto caso de un fotógrafo de boda que cobraría 1000 euros por un reportaje completo, cubriendo unas 10 horas en total, para hacer los números redondos.

Esa fue la base en torno a la cual fue girando la conversación que dio para mucho y que trató los puntos fundamentales de todo lo que un fotógrafo tiene que hacer y todo lo que el negocio de la fotografía abarca, la mayor parte de la cual la persona de la calle no tiene ni la más mínima idea.

[Tweet “¿Quieres razones para saber el porqué cobro lo que cobro? Aqui tienes unas cuantas.”]

Educar

Es nuestra labor como fotógrafos educar a los clientes del valor que tiene nuestro negocio, y lo que nos ha costado llegar ahí. Si no les hacemos ver la realidad de todo lo que supone generar todo ese trabajo fotográfico ¿Quién lo va a hacer?

Comentarios y actitudes como estas se producen porque muchos de los clientes no están educados en el entorno de la Fotografia, ni lo tienen que estar. Ellos sólo quieren alguien que les haga unas fotos bonitas y punto, y cuanto más barato mejor ¿Verdad?

[Tweet “Como fotógrafos debemos educar a los clientes del valor que tiene nuestro negocio”]

El Fotógrafo Multitarea

Uno de las razones de peso que tenía para mostrarle a Nacho todo el valor que hay detrás de un fotógrafo de bodas es la necesidad que el fotógrafo tiene de realizar muchas tareas para llegar al resultado final. Normalmente cuando hablamos de bodas la Fotografía recae sobre un único fotógrafo y es el que lo hace todo, de principio a fin.

Y ¿Qué es todo lo que alguien paga cuando contrata a un fotógrafo de bodas? Empezamos por lo obvio, paga las horas que el fotógrafo está tomando las fotos. Ahí ya estás pagando la experiencia del fotógrafo para no dejarse ni una sola foto importante por tomar. El día es único y especial para los que se casan y eso es una responsabilidad muy grande para el fotógrafo, con el estrés que eso conlleva.

Hay que considerar tambien los desplazamientos de aquel día, de ida y de vuelta. Una vez que termina la boda llevar todo el material a casa, hacer una copia de seguridad, organizarlas adecuadamente, seleccionar las que van a ser tratadas o enviarlas a los novios para que ellos decidan. ¿Cuantas horas llevamos ya? Sólo esta última parte que nadie tiene en cuenta puedo asegurarte que no es cuestión de minutos.

Una vez tenemos las fotos finales que hay que tratar empieza una de las tareas que más consumen en el tiempo total del reportaje de boda, el postprocesado y retoque de las fotos. Aquí habrá quien le dedique más y habrá quien le dedique menos, depende del estilo y del número final de fotografías que se hayan pactado entregar. Lo que está claro es que no es una tarea fácil.

Junto con el retoque y una vez que ya están las fotos finales preparadas, en la mayoría de ocasiones se suelen entregar en un albúm. El proceso de diagramación es otra tarea muy infravalorada y que consume mucho tiempo, porque puede considerarse otro arte en sí.

[Tweet “El fotógrafo es como el hombre orquesta, que tiene que hacer mil y una cosas a la vez”]

Lo que nadie ve antes de la sesión

Ya en el apartado anterior Nacho se empezaba a dar cuenta de que había cosas que no todo el mundo ve a la hora de decir que la Fotografia de boda es muy cara. Ahora pasamos al periodo que precede a la boda.

Todo el mundo considera que el proceso de contratación del fotógrafo es algo fácil, seguramente igual de fácil que el del peluquero de tu calle que cuando tienes que cortarte el pelo puedes ir, ver si tiene gente, sentarte, cortar y listo. (Sin desmerecer en absoluto la profesión de peluquero, pero el proceso de contratación tiene muchas menos barreras). Una novia que se decida por un fotógrafo ha tenido que pasar por varias etapas para decidirse por uno.

Para empezar, descartando la opción de que sea “el fotógrafo del pueblo”, la siguiente situación más favorable sería pensar que el fotógrafo vino por recomendación de un tercero mediante el boca a boca. “Suerte” la del fotógrafo en este caso porque probablemente no tenga que pasar por un tercer grado a la hora de “convencer” a la novia de que es el fotógrafo ideal para su día, de eso ya se ha encargado ese tercero que lo recomienda.

Aún así, para llegar a ese punto de la recomendación ese fotógrafo lo ha tenido que hacer muy bien, no una sino varias veces. Y probablemente ha tenido que cuidar muy mucho a la persona o personas que estuvieron satisfechas con él para que por voluntad propia recomienden el servicio. Eso se traduce en experiencia, años de trabajo duro para llegar a ese punto de confianza, técnica y muchos momentos difíciles para que el negocio aún continúe a flote.

Ese primer momento tan importante

Pero, ¿Y si resulta que no fué mediante el famoso boca a boca? Aaaamigo Nacho, eso es lo que probablemente la mayoría experimente y donde está el mayor trabajo.

El llegar a los ojos de la pareja por primera vez no es fácil. O bien tienes una tienda con un escaparate lindo donde muestras tus fotos y tienes la suerte de que la pareja que se va a casar pasa por allí, o bien tienes una portfolio online con tu mejor trabajo expuesto y te encuentran “por casualidad” de entre los millones de competidores que hay en internet. En ambos casos el coste existe, ya sea para hablar de alquiler fisico o virtual.

[Tweet “Llegar a los ojos de tus clientes por primera vez no es fácil, no malgastes la ocasión”]

Si nos enfocamos en la opción online probablemente no haya sido encontrado por casualidad. Puede que se esté invirtiendo toneladas de dinero en publicidad para obtener tráfico pagado o bien se ha tenido que invertir muuuucho tiempo y dedicación a posicionar tu web en las primeras páginas de Google, que suele ser una opción fácil para comenzar a buscar fotógrafo. Eso sólo se consigue mediante un buen SEO y normalmente con la ayuda de un Blog bien elaborado con mucho trabajo atrás, habitualmente después de años de dedicación.

Email, reuniones y muchas horas de conversación

Si ya has conseguido de primeras encontrar a la pareja y hablar cara a cara tienes mucho ganado, pero si te han encontrado por internet puede que ese primer contacto físico tarde un poco. Entre medías mucho email para arriba y para abajo, con suerte algún contacto telefónico. En medio de todo eso muchas indecisiones y el miedo de que en cualquier momento hasta que no se firme un contrato la pareja puede echarse para atrás y elegir a otro.

Aparte de el simple hecho de la comunicación debemos cuidar en todo momento el cómo nos comunicamos por email. Elegir las palabras correctas, hacer las preguntas indicadas, invitarles a que tomen acción y decisiones a veces puede convertirse en una pesadilla.

La Formación

Ah, ¿Pero eso también cuenta? Pues claro Nacho. Como en cualquier otra profesión la formación es fundamental. Ya sea reglada o autodidacta, pero todo cuenta. De hecho, un buen fotógrafo debe estar formandose constantemente, incluso aquellos que ya están más asentados en su negocio. Aquí es renovarse o morir. Las tecnologías hacen que todo cambie muy rápido y la competencia es cada vez más y mejor.

Cursos, workshops, conferencias, programas formativos, libros fisicos o electrónicos, etc. Todo eso va contando en positivo para la creación del precio final de lo que el cliente paga. Evidentemente un fotógrafo debe cobrar más si tiene años de formación y unos cuantos cientos o incluso miles de horas a las espaldas que no aquel primo del vecino que con un curso de 20 horas de un curso por internet ya se cree el mejor fotógrafo del mundo.

Y cuando digo formación no me refiero sólo a formación en Fotografia, estamos en un momento en el que cuanto más y mejor nos formemos en otros aspectos fundamentales del negocio mejor. Habitualmente el mismo fotógrafo es el que se hace el marketing, educación financiera, creación de empresas, etc.

Si todo fuera Fotografía y técnica blogs como este ni siquiera existirían. “Fotógrafo Inteligente” surgió precisamente de la necesidad de ayudar a los Fotógrafos y a sus clientes a ver la Fotografía como algo más que simplemente técnico y enfocarse también en la parte del negocio que es, lo queramos o no.

El Equipo

Esto puede ser una de las partes más evidentes para el público en general, pero volvemos a lo de siempre, hay mucho más de lo que se ve. Cámaras, objetivos, equipo de iluminación, bolsas de transporte del material, baterías, tarjetas de memoria, etc. Hasta ahí todo eso se puede justificar ante cualquiera porque es lo que ven el dia de la boda.

Lo que tal vez no sea tan evidente es el resto de material “menos físico” y que no se lleva encima el dia de la boda. Ordenador, programas informáticos como Adobe Lightroom, Photoshop o Indesign, discos duros, impresoras y alguna que otra cosa más. “Ah claro, pero eso lo tienes siempre, no tienes que pagarlo cada vez” Claro Nacho, pero eso no aparece de la noche a la mañana, hay mucha inversión económica y de tiempo en tener todo ese equipo base listo para recibir el siguiente trabajo.

Un Cliente Nada Ideal

Uno de los problemas que ya eran de esperar era que Nacho no seria un buen cliente para casi ningún fotógrafo y especialmente de bodas. De ahí el recelo del precio y que mi esfuerzo fuera mayor al explicar que el precio de 100o euros podría ser un precio justo.

Este caso era muy evidente que el posible cliente no estaba interesado ni en el servicio ni en pagar lo que se pedía. Pero a veces no es tan evidente y en ocasiones tenemos que “despedir” a nuestro posible cliente. Tal vez muchos fotógrafos se estén echando las manos a la cabeza ahora mismo pensando “Pero este tío está loco, ¿Cómo vas a rechazar a un posible cliente que te pide presupuesto para una boda?” Pues sí.

[Tweet “Despide a tu cliente si no es una buena inversión para ti, lo agradecerás, de fotógrafo a fotógrafo”]

Debemos saber quién es nuestro cliente ideal, aquel que reconoce nuestro esfuerzo y nuestro trabajo, de aquel que sólo quiere que le rebajemos el precio lo máximo posible porque está en una situación “dificil”, aunque se haya gastado 20 mil euros en el catering para 300 invitados.

¿El problema? Para ellos sólo somos alguien que le damos a un botón con una cámara “grande” y que cobra unos 1oo€ por hora de trabajo aproximadamente. Huid de ese tipo de cliente, si ya veis roces o problemas antes de empezar no os queráis imaginar lo que va a pasar después.

Precio Alto y Precio Caro

Otro de los puntos que tocamos a lo largo de la conversación fue deshacer el concepto de lo caro. Este concepto fue un recurso que Nacho no se lo esperaba y que hizo mella en el cambio de opinión final. Simplemente le expliqué la diferencia que hay entre un precio alto y algo caro. Me explico.

No es lo mismo un café normal del bar de turno a 1 euro, que un café del starbucks a 4 euros. En el primer caso, si en vez de 1 euro me cobraran 4 estaríamos hablando de un cafe caro. En el caso de Starbucks el café tiene un precio alto (pero justo), aunque habrá gente que piense que es caro. La cosa es entender el valor de lo que entrega Starbucks que aparte del café, muy bueno por cierto, entrega calidad en el sabor y en el formato, está reforzado por la marca de confianza, el ambiente tranquilo y agradable, los tipos de café que hay que no se pueden encontrar en cualquier lado, en fin, todo eso se paga. ¿Sigue siendo café? Si, pero por esa misma regla de 3 existen los Fiat y los BMW, ¿a que todos terminan llevándote a donde quieres? Si, pero la experiencia no es la misma.

[Tweet “”La Fotografía puede ser una profesión con precio alto, pero para nada es cara””]

Después de estos 10 puntos que tratamos durante la conversación Nacho se quedó con la sensación totalmente diferente. Al principio decía que era muy caro, que no valía la pena, que estaba sobrevalorado, etc. Ahora se quedó con la opinión de que era un precio que probablemente era justo, con un valor alto (que no caro) pero que igualmente él nunca lo pagaría (porque no es el cliente adecuado para ello).

Con esa resolución me di por satisfecho por haberle abierto los ojos a alguien que tenia un concepto distorsionado sobre la fotografía, y que aunque no le estuviera vendiendo nada, ni él lo quisiera comprar, el cambio de opinión fue significativo.

Al final se trata de educar, de darnos el valor que nos merecemos, de abrir los ojos a la gente que nos rodea de todo el trabajo que implica el ser fotógrafo y que va muuuucho más allá del tener una cámara grande y hacer clic.

¿Os habeis encontrado alguna vez con alguien así?

Si os ha gustado la historia dejad vuestras opiniones en los comentarios o compartidlo con los que creais que necesitan un poco de “educación” con respecto al negocio de la Fotografía.

[Tweet “”¿Crees que soy caro? Soy fotógrafo y por todo esto tengo el precio que tengo””]

Fotografo, ¿Cuál es tu principal Dolor?

Fotografo Dolor y dificultades

Fotografo Dolor y dificultades

Este va a ser un artículo enfocado en tí, si, tal y como lo has leido, hoy el protagonista eres tú. Quiero que me digas cuales son tus dificultades, tus desafíos, tu “dolor”, eso que no te deja avanzar.

La Fotografía no es un trabajo fácil. El equipo es caro, la formación es técnica, los clientes a veces difíciles y la competencia cada vez mayor.

Este no es el momento de lamentaciones, sino de todo lo contrario, es el momento de actuar. Si quieres, aquí te ofrezco la posibilidad de explicarme tu situación y cómo podría ayudarte con este blog al final del blog. Desde ya te invito a participar de una forma fácil en este articulo interactivo. :)

Clientes

Hay fotógrafos que quieren más clientes y no saben cómo, hay otros que quieren clientes de más calidad pero no los encuentran, y hay otros que no les gusta trabajar con personas y simplemente prefieren otros campos cómo los paisajes o la fotografía de producto.

Precios

Hay fotógrafos que saben que deben subir los precios pero no saben cómo, hay otros que no pueden subir los precios porque la competencia es cada vez más barata y hay otros que se las ingenian para crear estratégias de precios que permiten conseguir clientes porque siguen aportando valor.

Equipo

Hay fotógrafos que no tienen el equipo adecuado y pierden clientes por ello, hay otros que necesitan de más accesorios para poder dar un paso más a en su Fotografía pero a veces el precio de determinados materiales es prohibitivo.

Tiempo

Hay fotógrafos que necesitarían de 36 horas por día para poder hacer todo lo que querrían en un día, hay otros que reconocen que son desorganizados y les gustaría ser más productivos y hay otros que simplemente entre compromisos e imprevistos no tienen todo el tiempo que les gustaría.

Formación

Hay fotógrafos a los que les gustaria formarse en un área mas concreta para especializarte, hay otros que ya controlan un área pero quieren profundizar más, y hay otros que les gustaría pero no tienen acceso económico al mismo.

Negocio

Hay fotógrafos que tienen un negocio desde hace años y les va muy bien, hay otros que están dentro de su negocio pero les gustaría sacar más provecho del mismo pero no saben muy bien cómo y hay otros que saben que la educación financiera y el marketing son fundamentales para el buen funcionamiento de su negocio e invierten en ello.

Estacionalidad

Hay fotógrafos que trabajan todo el año porque ya tienen un negocio bien construido, hay otros que sólo trabajan en determinados épocas del año debido a su especialidad fotográfica y hay otros que entienden dicha estacionalidad y diversifican sus ingresos complementandolo con otro tipo de trabajos.

Voluntad

Hay fotógrafos que saben que podrían mejorar mucho pero les falta fuerza de voluntad, hay otros que lo intentan pero hay piezas que no encajan y no saben cómo continuar y hay otros que quieren soluciones y buscan asesoría profesional para impulsar su carrera.

Multi-Tarea

Hay fotógrafos que lo hacen todo ellos (fotógrafo, creador de web, director de marketing, tesorero, asistente personal, creador de marca personal, atención al cliente, …) y les va bien, hay otros que se agobian con tantas tareas y hay otros que saben delegar responsabilidades y se enfocan en lo que realmente hacen bien.

Fotógrafo 2.0

Hay fotógrafos que no tienen web ni portfolio online y nunca lo han necesitado, hay otros que entienden la necesidad de una presencia online pero es demasiado técnico y confuso, y hay otros que aprenden cómo hacerlo o contratan a alguien para que se lo haga y trabajan sobre ello porque entienden de la importancia de tener una fuerte presencia en internet.

¿Cual es tu principal Dolor?

Como ves hay muchos posibles “dolores” o dificultades que un fotógrafo puede o tiene que enfrentar en su día a día. Y esto es sólo una muestra de las muchas otras situaciones que pueden producirse cuando decides dedicarte a la Fotografía.

Si tienes problemas y no sabes por donde continuar te invito a una semana de formación online gratuita que donde podrás descubrir las principales dificultades por las que atraviesa un fotógrafo a la hora de llevar su negocio por el buen camino:

>> Accede para apuntarte a la Semana del Fotógrafo Rentable.