5 Estrategias de Venta que mejorarán tu negocio fotográfico

5 Estrategias de venta para tu negocio fotográfico

Todo negocio tiene que tener un plan marcado para el éxito del mismo. Uno de los elementos que se deberá tratar en dicho plan son las estrategias de venta a usar para captación de clientes y la posterior venta de nuestros servicios o productos. A continuación te muestro 5 estrategias que ayudarán a incrementar tus ventas y a reforzar los valores de tu marca

1. Crea una Relación

Las personas suelen responder positivamente cuando se les da atención, cuidado y consideración. Preocuparte por construir una buena relación con tu cliente debe ser la base de tu negocio y una de las mejores estrategias de venta que puedes usar en tu negocio.

Para construir una buena relación tendremos muy en cuenta los siguientes factores:

  • Responde lo antes posible. No hay nada peor que solicitar información a un profesional por email y que este tarde mucho en responder o incluso no responda. No dejes que esto pase contigo e intenta responder a tus clientes lo antes posible. Demostrarás que te preocupas por tu trabajo.
  • Crea Confianza. Para ello lo que mejor funciona es la reunión en persona. Conocer cara a cara a tu cliente tiene muchas ventajas. Le puedes explicar la forma en qué trabajas y ofrecer la posibilidad de personalización para cada cliente en particular. El cliente sentirá que puede confiar en ti porque te preocupaste de entender sus necesidades.

2. Vende Valor, No Precio

Aportar valor a tus clientes es tu finalidad. Tu objetivo es que tu público potencial te vea como la solución a sus necesidades. Muchas veces no tenemos claro el precio que poner a nuestros servicios o productos. Bajar los precios y entrar en una guerra de precios bajos es un callejón sin salida. Por tanto, si no tienes todos los clientes que te gustaría, no bajes los precios, aumenta tu valor de tu fotografia.

Existen muchas formas de aumentar el valor, de ti depende el escoger las estrategias de venta que más se adecuen al perfil de tu publico y a la especialidad a la que te dediques. Dedicarle más importancia al valor de tu fotografía que al precio de la misma hará que tus potenciales clientes se preocupen menos por lo que van a pagar y más por la experiencia y el resultado que se llevarán a casa.

3. Haz que te recuerden

Tratar bien a nuestros clientes es algo que creo que es algo en lo que todos estaremos de acuerdo. Desde luego que trabajar con alguien que esté enfadado o mal humorado o simplemente descontento con lo que hace, todos lo notamos. Y nuestro cliente no va a ser menos. No hace falta pensar en ninguna estrategia de venta, a veces es aplicar un poco de sentido común. Si no estamos en nuestro mejor momento deberemos intentar que eso no afecte a la experiencia como usuario de nuestro cliente. De hecho deberemos intentar que dicha experiencia sea algo que recuerden positivamente.

“He aprendido que la gente olvidará lo que dijiste, la gente se olvidará lo que hiciste, pero las personas nunca olvidarán como les hiciste sentir.” (Maya Angelou)

Por tanto, podríamos hacer una clasificación según nuestro grado de implicación y el grado de satisfacción del cliente:

  • Trabajar por obligación estando descontento con lo que haces creará clientes insatisfechos y con una vision negativa de tu marca. Debemos evitar esto a toda costa
  • Trabajar haciendo lo correcto o lo justamente necesario te evitará tener un cliente insatisfecho pero tampoco tendrás un cliente que quiera volver a trabajar contigo. También deberíamos evitar este tipo de actitud por nuestra parte.
  • Trabajar en lo que te gusta, con buena predisposición y haciendo las cosas bien creará clientes felices. Es bueno saber que el cliente sale satisfecho después de haber trabajado con nosotros. Este sería el escalón de calidad del que no deberíamos bajarnos nunca.
  • Trabajar con pasión, con ganas, transmitiendo energía por todos tus poros y entregando una memorable experiencia de usuario. ¿Imaginas qué tipo de cliente generará este tipo de actitud? Un cliente fiel, un cliente enormemente satisfecho con nuestro servicio, un cliente que no sólo volverá si tiene la oportunidad sino que recomendará nuestro servicio a todos sus conocidos. Este es el tipo de experiencia que hará que tu negocio crezca.

4. Escucha y Entiende a tu Cliente

A veces las relaciones con los clientes no son fáciles y hablar con ellos a la hora de exponer una solución puede resultar un poco contradictorio. En muchas ocasiones debemos estar muy atentos a lo que el cliente quiere para no intentar estropear el servicio al comparar nuestro punto de vista con el de ellos.

Te pongo un ejemplo. Imaginemos que el cliente te contrata para una boda y después ellos quieren un álbum muy básico. Con una foto en cada página del álbum. Tú, como buen fotógrafo le enseñas otros álbumes que realizaste de bodas y otros diseños más atractivos con varias fotos en diferentes composiciones dentro de cada página. Pero el cliente insiste, sólo quiere una foto por página. ¿Cual seria tu reacción?

Aunque tú sepas que puedes ofrecer algo mucho más atractivo al cliente de lo que el piensa, debemos tener en cuenta y respetar la posición de nuestro cliente. Por lo tanto, debemos conversar y ofrecer el mejor servicio que podamos, pero siempre atendiendo los deseos del cliente.

5. Da Siempre un Poco Más

A la hora de ir construyendo tu negocio y definiendo lo que vas a ofrecer a tus clientes ten presente el concepto de bonos. A todos nos gustan los regalos y si estos vienen después de un buen servicio habrás conseguido un cliente fiel. Por tanto, intenta siempre dar un poco más de lo que el cliente espera.

Ese pequeño esfuerzo puede darte una gran ventaja con respecto a tus competidores. Hay varias formas de hacerlo y según tu especialidad podrás enfocarte más en una que en otra:

  • Tiempo. Entrega el producto final unos días antes de lo pactado.
  • Productos. Entrega alguna foto o pequeño álbum extra.
  • Atención. Escribe una carta de agradecimiento por haber contratado tus servicios, y si es escrita a mano mejor aún.
  • Personalización. Actualmente la mayoria de fotógrafos entrega las fotos finales en formato digital. Si en vez de por email o en CD entregamos el trabajo en un Pen Drive personalizado sorprenderás a tu cliente.

6. *Estrategia de Venta EXTRA* – Sé Tú Mismo

(Siguiendo con el consejo anterior seguro que te ha gustado descubrir que recibes algo más de lo que esperabas. Haz lo mismo con tus clientes y verás como funciona.)

Recomendar que seas tú mismo puede parecer obvio, pero a veces no lo es tanto. Puede ser que en ciertas ocasiones intentemos impresionar al cliente con nuestro talento o nuestro buen hacer, pero este no es el objetivo del negocio. El egocentrismo como estrategia de venta tiene un futuro muy negro. Debemos ser sinceros con lo que hacemos. Si has seguido una buena estrategia de branding personal, el cliente tendrá muy claro lo que puede obtener de ti, pero si no es así habrá que esforzarse más en las diferentes reuniones con el cliente.

Muéstrate claro y sincero en todo momento con tu cliente. En caso de que mientas o seas dubitativo en algún momento el cliente lo va a notar y puede ser que termine por no trabajar contigo. Si en algún momento se nos presenta una oportunidad que sabemos que no la vamos a finalizar con éxito es mejor rechazarla. A veces es mejor dejar pasar un cliente, o recomendar otro profesional, que trabajar con ese cliente y que al final se quede descontento con nuestro trabajo. Eso va a generar mala reputación para tu negocio y eso es lo último que querrías. La honestidad ante todo.

Espero que estas estrategias de venta te hayan sido útiles para aplicarlas en tu día a día. Al fin y al cabo todo se resume en ser nosotros mismos, hacer lo mejor que podamos y hacer que el cliente se quede satisfecho con todo el proceso después de adquirir nuestros productos o servicios.

¿Tienes alguna estrategia más que quieras compartir? Me encantará leerte y responderte en los comentarios.

Tipos de Preguntas que harán que tus Clientes Respondan

Tipos de Preguntas para que tus Clientes Respondan

Tipos de Preguntas para que tus Clientes Respondan

Un cliente te envia un email para preguntar sobre el precio de tus servicios pero resulta que después de enviarle tu respuesta nunca volviste a saber nada de dicho potencial cliente. ¿Te suena está situación?

El arte de dominar la comunicación por email puede ser parecido a arte de ser un buen conversador. Pero te diré una cosa, tanto uno como otro se pueden aprender. Y para eso estamos aquí hoy. Quiero darte unos consejos para comunicarte por email con tus clientes de una manera más efectiva.

Como ya el título desvela hay una parte de tus email que deberás dominar, las preguntas. Pero, ¿Qué tipo de preguntas? ¿Realmente hay tipos de preguntas que puedan ayudar al cliente a responder a sus necesidades?

Entremos en materia.

Preguntas con Respuesta SI/NO

Antes de nada debemos entender que cada vez que recibimos una pregunta por email de un potencial cliente hemos entrado en un proceso de compra y venta de nuestros productos o servicios. Por tanto lo que nos interesa es hacer que el cliente se interese aún más en trabajar con nosotros después de dicha comunicación por email.

Nuestro principal objetivo cuando un potencial cliente nos contacta es que tome acción. Cuando digo acción me refiero a que termine contratando alguno de los servicios que ofrecemos. La comunicación por email deberá tener como principal objetivo el que el cliente responda positivamente. Para ello deberemos saber guiar la conversación de una manera adecuada.

Una de las primeras cosas que debemos hacer es evitar que el cliente nos responda con un “si” o un “no”. Sea cual sea nuestra pregunta. He dicho “si” y “no”, por lo que le estaremos dando la oportunidad de responder negativamente a alguna de nuestras sugestiones.

Lo vemos más fácil en un ejemplo de una pregunta del fotógrafo a su posible cliente:

“Me gustaría establecer una hora para que pudieras visitar el estudio para una reunión, ¿Te parece bien?”

Bueno, digamos que por lo menos aquí había una pregunta al final de la propuesta. Eso es mejor que no preguntar nada desde luego. Pero el problema es que corremos el riesgo de que la persona interesada nos diga que “no” sin más o ni siquiera responda.

Preguntas Abiertas

Este tipo de preguntas se indica habitualmente en los entornos comerciales. Pero para ser claros, el tipo de pregunta abierta no es la mejor manera para tratar en un email.

Teniendo en cuenta el objetivo de nuestro email, el que el cliente tome acción, debemos facilitar su labor para que se decida. Por tanto, el anterior ejemplo no nos lleva a ninguna parte, mejorando un poco dicha versión podriamos preguntar:

“Me gustaría establecer una hora para que pudieras visitar el estudio para una reunión, ¿Cuándo estaría bien para ti?”

Vamos mejorando. Aquí hemos dado un paso más. Ya no vamos a recibir un si o un no como respuesta, en este caso será algo relacionado con una fecha, hora o similar. Pero de aquí vienen más problemas:

  1. No es para nada específico, y tal y como dice el titulo del apartado las opciones son abiertas.
  2. Probablemente se crearán una serie de emails con diferentes fechas y horas hasta dar con una que convenga a las dos partes. Un gasto innecesario de tiempo y energía.
  3. Dejando que sea el cliente el que tome la iniciativa das la impresión de que estás siempre disponible. Así alguien puede pensar que no tienes mucho trabajo o estás un poco desesperado por captar clientes. Tienes que “cerrar” un poco más esa pregunta para ser más efectivo en tus comunicaciones.

Preguntas con Opciones, Respuestas Concretas: esto o esto.

El mejor tipo de preguntas que puedes hacer a la hora de obtener una respuesta concreta es dar opciones a la hora de responder.

Las personas en general y los clientes en particular responden mejor ante opciones limitadas. Las opciones abiertas o muy variadas provocan una parálisis en el consumidor porque muchas veces ni siquiera saben por donde empezar, por lo que terminan por desistir antes siquiera de tomar acción.

Normalmente, en estos casos, dos o tres opciones son suficientes para que el cliente decida entre un abanico reducido de posibilidades. Elimina el estrés de las elecciones abiertas y establece las espectativas correctas para escoger con más facilidad.

Siguiendo con el ejemplo anterior podríamos mejorar la pregunta de la siguiente forma:

“Me gustaría establecer una hora para que pudieras visitar el estudio para una reunión. Tengo disponibilidad el próximo lunes y miércoles por la mañana y el jueves de 5 a 8 de la tarde ¿Qué opción es mejor en tu caso?”

Bien, muy bien. En este caso hay varias ventajas:

  1. Eliminamos cualquier tipo de opción aleatoria, limitando las opciones.
  2. Definimos el momento en el que podemos o queremos reunirnos con ese potencial cliente.
  3. Reducimos las opciones entre las que el cliente tiene que escoger facilitándole la tarea.

Y tu, ¿Sabes Preguntar o Esperas a que te Respondan?

Estos pequeños cambios en tu comunicación por email pueden ser fácilmente incorporados en tu negocio fotográfico desde hoy mismo.

Si hay algún tipo de pregunta que te funcione mejor que otra anótala para que no se te olvide y vuelve a usarla siempre que la necesites.

¿Tienes alguna sugestión para compartir con todos nosotros?

Me encantaría que incluyeras en los comentarios alguna pregunta que te resulte en tu flujo de trabajo, sea cual sea la especialidad a la que te dediques.

Fotógrafo, tienes un email ¿Sabes Comunicarte con tus Clientes?

fotografo y la comunicación por email con sus clientes

fotografo y la comunicación por email con sus clientes

 

Querido fotógrafo ¿Tienes una buena comunicación por email con tus clientes? ¿Sabes qué y como tienes que responder? El email para un fotógrafo es una herramienta fundamental, es donde tendrémos contacto con muchos de nuestros clientes ideales, potenciales clientes e interesados en general.

Como buen fotógrafo inteligente que eres, tener una estratégia de email diseñada para responder rápida y profesional ante cualquier solicitud es una ventaja a tu favor. Aprovéchala y no caigas en el error de dar una primera mala impresión.

Ventajas e inconvenientes del uso del email

Ventajas del uso del email

  • Ofrece la posibilidad de un contacto rápido y directo
  • Tendremos tiempo de pensar la respuesta adecuada en cada caso
  • Podremos estudiar el tipo de cliente por el texto y como se dirige a nosotros

Inconvenientes para el fotógrafo

  • Falta de emoción
  • No puedes ver la reacción de la otra persona
  • Carece de cercanía
  • Es Impersonal

Los inconvenientes son muchos e importantes por lo que deberemos revisar lo que queremos conseguir con ello. Debemos establecer una serie de objetivos para que nuestra comunicación se base en guiar al posible cliente a donde queremos llevarlo.

Objetivos de tu Comunicación por Email

Debes tener claro lo que quieres conseguir cada vez que recibes un email de un potencial cliente.

Por tanto, ¿Cual es tu primer objetivo a la hora de comunicarte por email con el cliente?:

¿Describir tus servicios tal y como vienen en tu Web?
¿Mostrarle lo bueno que eres basándote en tu portfolio?
¿Pedirle por favor que confié en ti porque te esforzarás al máximo?
¿Marcar una reunión en persona para explicarle todo más detenidamente?
¿Ofrecerle un descuento porque intuyes que así será más fácil que te contrate?
¿Responder parcialmente sus preguntas y resolver el resto por teléfono?
¿Enviar una tabla de precios con todos tus productos desglosados?

Una conversación por teléfono es mucho más cercana y te da la posibilidad de entender mejor lo que tu posible cliente necesita. Intenta de cualquier forma llevar la situación del email al teléfono, la persona interesada entenderá que te preocupas y que estás disponible para escuchar el motivo por el cual necesita tus servicios.

La Actitud es lo que cuenta

Imaginemos que nos contacta un potencial cliente para preguntarnos sobre el precio de nuestros servicios. ¿Cómo responderías ante dicho correo electrónico?

Actitud Fotógrafo 1 – El fotógrafo kamikaze, cuanto antes y más consiga mejor, tiene este pensamiento:“Este posible cliente quiere contratar mi pack más caro. Voy a enviarle mi tabla de precios con todos y cada uno de los servicios y productos que ofrezco para ver si quiere algo más.”Mal, mal, mal. Los tiros no van por ahí. Esta actitud es totalmente interesada por parte del fotógrafo, sin aportar valor ni individualizar la oferta a lo que el cliente necesita.

Actitud Fotógrafo 2 – El fotógrafo inteligente, entiende el negocio y se preocupa por el cliente y piensa:

“Este posible cliente está preguntando por el pack más caro. Voy a ofrecerle la posibilidad de tener una conversación telefónica para indicarle en detalle cual es el pack más adecuado en su caso. Según mi experiencia con otros clientes puede que con el pack intermedio sea suficiente, junto con uno de mis productos a medida.”

Bien, bien, esa es la actitud. El cliente con tu respuesta sentirá tu interés y probablemente le gustará saber que le va a costar menos de lo que pensaba.

Confianza vs Dinero

El ejemplo anterior es el típico que enfrenta la confianza y el dinero como fines posibles. Si os parece que el segundo fotógrafo está tirando el dinero, yo no lo creo.

Un cliente feliz a medio-largo plazo te va a dar más alegrías. El cliente satisfecho se transformará en recomendaciones a familiares y amigos y por tanto en más trabajo para ti.

Si el cliente ve tu preocupación y le ofreces un servicio personalizado, empezará a confiar en ti porque estás “dejando de ganar dinero” sin intentar aprovecharte de el. A cambio el cliente te dará un voto de confianza y eso no tiene precio.

Por tanto cuales son los puntos principales:

  • Confianza
  • Cercanía
  • Preocupación
  • Beneficios (para el cliente)

La confianza es uno de los factores más importantes a la hora de cerrar una venta de alguno de nuestros servicios o productos. La persona que está al otro lado del email debe notar que nos preocupamos y que tenemos una solución que le va a beneficiar.

Si pensamos únicamente en nuestro beneficio iremos cuesta abajo.

Copywriting, el Poder de las Palabras

A continuación te traigo algo muy interesante y que te será de tremenda utilidad. Tener un vocabulario adecuado y usarlo en la conversación con tu cliente de manera adecuada te ayudará a conseguir tu objetivo.

[Tweet “Copywriting es el arte de saber aprovechar el poder de las palabras.” Via @fotointeligente]

Puede ser que algunas palabras no “encajen” dentro de tu vocabulario. Si algo suena muy artificial en tu discurso simplemente no lo uses, si no va a ser peor el remedio que la enfermedad. Simplemente intenta en la medida de lo posible buscar palabras que digan lo mismo pero de una forma más elegante.

Imagina que después de la primera conversación mantenida con el cliente debes enviarle un email informándole sobre algunos de los procedimientos de tu trabajo. Veamos cómo el uso de las palabras puede alterar completamente la percepción del mensaje:

Ejemplo por defecto:

“Después de hacer las fotos podrá venir al estudio para ver el resultado. Entonces podrá llevarse la ampliación gratis de 30x40cm y además comprar alguna otra copia que quiera.”

Podría ser perfectamente algo que podríamos decirle a nuestro cliente, ¿verdad?

Ahora veamos como el Copywriting puede influir en el mensaje que le llega a tu cliente cuidando más las palabras que usamos. El mensaje quedaría así:

“Tras la realización de la sesión organizaremos una reunión en la cual podrá visitar nuestro estudio y ver las imágenes finales por primera vez. Podrá escoger entre sus favoritas y con nuestra ayuda podrá elegir el tamaño y la forma de presentación adecuada para la impresión de sus imágenes. Aprovechando la ocasión también tendrá la oportunidad de escoger su regalo adicional el cual estaba incluido en el valor del pack escogido.”

¿Notas la diferencia? Mucho mejor así. Tienes que ofrecer colaboración en todo momento. Así el proceso de comunicación con el cliente será mucho más agradable y la experiencia de usuario mejorará notablemente.

Ten en cuenta que este tipo de comunicación deberás aplicarlo en todo el proceso, no sólo en el email. Pero te animo a que tengas especial atención en el primer contacto ya que será especialmente importante cuando te comunicas con alguien al que no conoces. Tienes que dejar una muy buena impresión, eso hará más fácil el trabajo después.

Finaliza con una Pregunta

¿Te ha sucedido alguna vez que después de enviar tu primera respuesta ya nunca más supiste de aquella persona?

Lamentablemente sucede más de lo que imaginas. El cliente suele enviar varios emails a varios fotógrafos para hacerse una idea de cómo funciona y de los precios y después sólo continuará la conversación con aquellos que le interesen.

Pues bien, parte del problema muchas veces es del fotógrafo. Si simplemente te dedicas a informar sobre el precio o tu modo de trabajar esperando que se queden encantados y te contacten de nuevo, lo llevas claro.

Para solucionar esa ausencia de respuestas existe una muy fácil solución.

¡Pregunta! ¡Pregunta! ¡Pregunta!

El saber qué tipo de pregunta realizar te ayudará a generar más respuestas por parte de tus clientes.

Haz una mirada atrás a todos aquellos emails que enviaste y no tuvieron respuesta y comprueba cuantos de ellos incluían una pregunta al final.

Lo mejor que puedes hacer es incluir una pregunta como llamada a la acción. Con esto incitas a la persona interesada en que tome la iniciativa de responderte según tu le has indicado.

Espero que te haya ayudado a tener una visión general del funcionamiento de tus contactos por email.

Podría terminar el artículo de hoy diciendo algo como lo siguiente:

“Si tienes alguna sugestión te animo a compartirla en los comentarios así todos aprenderemos de todos.”

Pero nadie se sentiria por aludido, entonces te pregunto directamente:

¿Con qué pregunta terminarías el email con tu potencial cliente para que te conteste trás ese primer contacto?

Espero tu respuesta ;)

7 Errores a Evitar para Conseguir Más Clientes, el #4 es Crítico!

fotografo - evita 7 errores para conseguir mas clientes

fotografo - evita 7 errores para conseguir mas clientes

Tener una buena relación con tus clientes es importante. Al fin y al cabo ellos son los que van a pagar por tus servicios, ¿Verdad? No cometas estos errores y consigue mas clientes.

Error # 1. No Conocer a Tu Cliente Ideal

¿Sabes quien es tu cliente ideal? En resumidas cuentas será aquel con el que trabajes a gusto durante todo el proceso, desde las primeras comunicaciones hasta la entrega del trabajo. Si ya tuviste la suerte de trabajar con ese cliente perfecto, felicidades, tienes mucho trabajo adelantado.

Si por el contrario aún no crees haber encontrado ese tipo de persona que te hace el trabajo fácil y fluido quizás debas crear un prototipo de cliente ideal. No te asustes, no es nada raro. Se trata simplemente de conocer un poco más acerca de tu público y como enfocar tus esfuerzos en que ellos lleguen a ti.

Empieza por escribir todas las características que lo definen. Edad, intereses, ubicación, nivel adquisitivo, estado civil, etc. Si unes eso junto con el tipo de fotografía que haces, estarás un paso más cerca de encontrarlo.

Por ejemplo, imagina que eres un fotógrafo de bodas, y tu especialidad son parejas jóvenes. Como tal las chicas suelen ser las que deciden la elección del fotógrafo. Por tanto te enfocarás en ella y tendrás que definir como es, como actúa y en que ambiente se mueve.

Si hacemos un prototipo de ella será algo como: chica de unos 25 años; soltera pero viviendo con su novio; nivel adquisitivo medio; viviendo en la periferia de la ciudad y con ganas de tener una boda linda.

Métete en la cabeza de tu cliente ideal imaginario (creo que comienza a sonar extraño, pero así tiene que ser! jeje). Piensa como se comportaría y síguela! (si, realmente está sonando extraño, pero me lo agradecerás!)

Si esa chica está interesada en tener una boda bonita haz que te encuentre. Deja tu tarjeta de visita en floristerías de la ciudad, en restaurantes para parejas, en salones de celebraciones asequibles, en peluquerías para novias. ¿Comienzas a hacerte una idea?

De igual modo busca a tu cliente online. Registrate en foros sobre bodas, en grupos de redes sociales, en portales de búsqueda de servicio, etc, etc.

>> Búsca a tu cliente online y offline. ¡Y no pares hasta encontrarlo!

Error # 2. No Saber Cómo Relacionarte con tu Cliente

La formación en fotografía es fundamental para desarrollar una buena carrera como fotógrafo, pero como cualquier negocio debemos saber tratar con nuestros clientes. Todos somos compradores y todos somos clientes en algún momento. Puede ser que eso nos ayude a asimilar algunos comportamientos como “vendedor” de servicios. Sin embargo, deberemos ir un paso más allá y aprender como los clientes de nuestra fotografía se comportarán y como responder ante ello.

A continuación esta serie de consejos puede darte una idea más clara de lo que puedes hacer dependiendo de cada situación:

Aprende de tus propios errores.

No hay mejor escuela que la práctica con la experiencia propia. Lánzate, intenta hacerlo lo mejor posible y poco a poco irás descubriendo cómo tratar a tus clientes. Nadie nace aprendido, permítete cometer errores y si tu cliente sabe que eres amateur también

¿Has hecho una sesión fotográfica hace poco y fue todo sobre ruedas? ¿O por el contrario fue un desastre? Todo cuenta. Todo suma. De todo se aprende. Pregunta directamente a tu cliente cómo se sintió e intenta repetir las cosas que fueron bien e intentar cambiar las cosas que no fueron tan bien. Be water my friend!

Aprende de los errores ajenos.

Una buena forma de intentar evitar errores al principio como fotógrafo iniciante será aprender de la gente que tienes alrededor. Intenta participar en foros, en reuniones con otros fotógrafos, en cualquier evento que incluya una interacción social.

Eso te ayudará a comprender el comportamiento general, las situaciones más frecuentes y pequeños consejos. Este es un aprendizaje que puede ser activo mediante la interacción directa con otros fotógrafos. Aprovecha esta oportunidad.

Aprende de los mejores.

Si tienes la oportunidad de participar en algún proyecto como segundo fotógrafo será una de las experiencias más gratificantes como amateur. Conocerás in-situ la relación fotógrafo-cliente en vivo y en directo. Eso no tiene precio, puedes saber mucha teoría pero con la practica es como realmente se aprende.

Si no tienes esa suerte, identifica quienes son los mejores fotógrafos del tipo de fotografía al que te quieres dedicar e intenta imitarlos. Algunos de ellos tendrán videos o cursos online sobre cómo realizan sus sesiones fotográficas. Anota todo lo que creas que te va a ser util e intenta aplicarlo en tu próxima sesión.

>> Aprende, aprende y aprende. Y después practica, practica y practica. ¿Entendido?

Error # 3. No Tener Definida Tu Marca Personal

Como ya hablamos anteriormente debes definir tu Marca como Fotógrafo. Así los clientes tendrán mas claro lo que haces y cómo lo haces. Tener un mercado claro al que dedicarte hará que ahorres esfuerzos en tu labor de captación de clientes.

Si te especializas en un area especifica puede ser que tengas menos visitas que un fotógrafo general, pero la posibilidad de que el cliente que llegue hasta a ti te contrate será mayor. No quieras pescar al tiburón en el océano y céntrate en la sardina del riachuelo!

Céntrate en un tipo de cliente determinado.

En caso de que posteriormente si la demanda aumente podrás ampliar tu tipo de clientes o dedicarte a ofrecer más valor a aquellos que ya tienes. Primero intenta hacerte un hueco en el sector en el que te gustaría trabajar y después tendrás tiempo para decidir qué hacer.

Pide consejo a otros profesionales sobre cómo ellos empezaron para tener una visión con más perspectiva. La experiencia es un grado y hacerle caso a los que ya pasaron por lo que tu v

>> ¡En la especialización está la clave!

Error # 4. No Tener un Portfolio Online

Tener tu marca y tu trabajo en internet te dará mucha credibilidad. Las personas que vean tu trabajo sabrán que esas fotos no han llegado allí por casualidad.

Tener tus fotos en una red social, o un blog gratuito no es malo, mejor que nada desde luego. Simplemente recuerda que esas paginas webs no te pertenecen y que en cualquier momento podrías perder el acceso a ellas.

Ahora dime una cosa, si pretendes ganar dinero con tus fotos ¿No vas a investir un poco en crear tu propio espacio virtual? Hacer uso de dichas paginas webs gratuitas es igual que pedir prestado la cámara para tu primo para hacer un book o vender algo en la tienda de un amigo.

Tal vez hacer uso de los recursos gratuitos al principio no está mal, incluso te ayuda a entrar en ritmo de lo que seria más adelante. Pero si realmente vas en serio con esto, te harás un favor teniendo tu propio portfolio online, y si es con un blog mejor que mejor.

Crea tu Portfolio Online.

Ahora imagina que estás en una fiesta y conversando con alguien que acabas de conocer descubre que eres fotógrafo y que le interesa el tipo de fotografía que haces. ¿Cómo le muestras tus fotos?. Si ella te pregunta: ¿Qué tipo de fotografías haces?, veamos 3 posibles opciones y su efectividad:

Opción 1:

“Mis fotografías son … (bla, bla, bla). De hecho tengo un estudio de fotografía, pásate mañana por allí y te muestro mi portfolio.” >> Mmm el hecho de no aprovechar ni alimenar el interés al instante significa un posible cliente perdido. Además, es mucho pedir el tener que desplazarse. El tiempo es oro y nadie lo regala a desconocidos. Aunque el hecho de tener un estudio pueda impresionar, no estás siendo práctico en la comunicación directa.

Opción 2:

“Pues mira, hablando de eso, tengo aquí algunas de las fotografías que hago en mi móvil” >> Vamos mejorando. Acabas de darle una muestra de lo que haces para que tenga una idea de si le gusta o no. En ese momento si ves que se entusiasma con tu trabajo puedes irle explicando más detalles según vaya transcurriendo la conversación. Pero tengo que advertirte que esa forma de mostrar a un posible cliente las fotos no es muy profesional.

Opción 3:

“Permíteme que te deje mi tarjeta de visita, en ella tienes mi pagina web y mis datos. En tu caso te recomiendo que visites el álbum de retratos femeninos (por ejemplo). Contáctame si estuvieras interesada!” >> Acabas de crear un cliente potencial. Has sido rápido y eficaz, se lo has dado todo mascadito. Una página web da la posibilidad de visitar tu trabajo fotográfico en cualquier momento, sin presiones, y cómodamente a un clic de distancia.

La tarjeta de visita es una via profesional, elegante y rápida de establecer un lazo con potenciales clientes. Y si en ella, aparte de tus datos, incluyes tu Portfolio fotográfico online mejor que mejor. Tener tu propio espacio virtual da imagen de profesionalismo, de que vas en serio. Eso te diferenciará de aquel primo que hace fotos buenas, bonitas y baratas.

>> ¡Se rápido, se eficaz, se profesional! Demuestra que te preocupas con tu trabajo.

Error # 5. No Tener una Estrategia de Actuación.

Planea una estrategia de cómo conseguir clientes. Cuanto más detallado sea dicho plan mejor te irán las cosas. Puede que te desvíes por el camino, pero seguramente que será por una buena causa.

Ten en mente lo que quieres conseguir y ve a por ello.

Define tu estrategia para comenzar.
Define tu estrategia para comenzar, de ello dependerá gran parte de tu éxito.

Si desde un primer momento no sabes a dónde quieres llegar, difícilmente podrás llegar allí. Visualízate manteniendo una conversación con tu cliente y cerrando el trabajo que querías.

Si los resultados no llegan inmediatamente no desistas, nadie te dijo que esto iba a ser fácil. Mantente firme si crees que estas haciendo un buen trabajo y siempre intenta ir mejorando poco a poco.

Nada ocurre por casualidad. La estrategia de actuación que usemos para atraer clientes sera clave para obtener un buen resultado.

Muchas veces pensamos que con publicar nuestra mejor foto o nuestro ultimo reportaje fotográfico nos van a llover miles de solicitudes de personas interesadas en hacerse contigo el proximo book de fotos. Pero siendo sinceros, ¿Cuántas veces eso pasa cuando no eres un fotógrafo super mega conocido?.

Promociónate en redes sociales, foros y blogs de tu temática sin hacer spam, aportando tu granito de arena. Responde las dudas de ese que crees que puede convertirse en tu próximo cliente.

Promociónate siguiendo tu estrategia de marketing online.

Si la estrategia usada es correcta definirás una imagen de tu marca personal muy clara en tus futuros posibles clientes. Si realmente tu trabajo es bueno ellos te terminaran recomendando a sus conocidos cuando lo necesiten.

Mantente constante en la forma en la que te comunicas en los diferentes medios que uses. Eso creará una sensación de coherencia y organización en el usuario, por lo que se sentirá más seguro a la hora de decidirse a contactarte.

>> Planea tu Estrategia de Marketing y sobre todo ¡Materialízala!

Error # 6. No Incitar a que Tomen Acción.

¿Sabes lo que es un CTA? En ingles significa “Call To Action” que quiere decir “Llamado a la Accion”.

No es mas que indicar a tu posible cliente lo que tiene que hacer para que termine convirtiendose en uno.

Imagina un Portfolio de fotografias perfectas, que encajan como anillo al dedo con lo que el visitante está buscando pero en ningún lado de la página web te indica lo que tienes que hacer para contratar sus servicios. Si esperas a que pierda tiempo buscando tu contacto vas listo. En internet los segundos son oro, y esos segundos que el usuario tarda en buscar por esa información puede provocar la perdida de un cliente seguro.

Facilita la experiencia del usuario visitante en tu página web, crea un diseño intuitivo.

Ahora imagina otra pagina donde las fotos que incluye son bonitas, no tantas como el anterior, pero sin embargo te indica lo que tienes que hacer para tener unas fotos así. Incluye botones para contactarlo rápidamente, aclarando qué pasos tienes que seguir y cómo funcionaría el proceso en caso de que lo contratases. Y todo eso sin tener que buscar porque lo incluye donde el usuario ya está buscando.

Incluye los llamados a la acción en tu pagina principal, en tu discurso, en tu lema, en tu encuentro con el cliente. El ser humano es perezoso por naturaleza y necesitamos que nos digan lo que hacer. Ahórrale tiempo mostrándole el camino.

Se claro en tu mensaje e indica el camino al cliente indicando lo que tiene que hacer.

Cuando no tenemos la intención de comprar algo un llamado a la acción puede por lo menos crearnos esa opción que antes ni existía. Y cuando estamos indecisos entre varias opciones y una de las opciones nos dice que tomemos acción, probablemente nos decidamos por esta ultima.

>> Se práctico, claro y directo. Incita a que tomen acción y la tendrás.

Error # 7 No mantener el contacto después de finalizar el trabajo.

Y por último pero no menos importante, la pérdida de contacto. Esto es un error que muchos fotógrafos no aprovechan. Una vez que has terminado el trabajo con un cliente no debes creer que esta todo hecho. Podremos realizar varias acciones para conseguir mas clientes y futuros trabajos:

1. Pide a tus clientes que comenten tu trabajo.

Si están satisfechos con el resultado estarán encantados de dejarte una opinion positiva. Unas breves palabras por email serán de muchísima utilidad. Esto lo podrás aprovechar futuramente para incluirlo en tu pagina web y que potenciales clientes vean la experiencia de otros que ya pasaron por tus clics anteriormente. Se llama Prueba Social, creará confianza y generará mas oportunidades.

2. Pideles que te recomienden. El boca a boca.

No hay nada malo en ello. Si les gustó tu trabajo, pedir una recomendación es símbolo de una relación saludable. Si ellos les hablan de tus servicios a sus amigos, familiares y conocidos habrá muchas posibilidades de que te contacten. El boca a boca funciona y aunque nos centremos principalmente en estrategias de marketing online, esa es una de las técnicas tradicionales que más poder sigue teniendo hoy en dia.

3. Mantén el contacto.

Un email simpático una o dos veces al año no hace daño. Puedes indicarles que vean tus últimos trabajos. Con esto demuestras interés en ellos. Cuida la relación con los buenos clientes ya que si se convierten en fijos serán los que mejor hablarán de ti. Con esta simple acción haces que te recuerden y aunque ellos mismos no estén interesados, te tendrán presente por si alguien de su entorno lo necesita.

¿Cuantos de estos errores estás cometiendo actualmente?

 

Espero que los mínimos posibles. Hemos repasado los principales puntos que tendrás que cubrir para ganar más clientes. Desde tener un plan definido enfocándote en tu cliente ideal, hasta como relacionarte con el mismo cara a cara y mediante tu portfolio online. Sin olvidar la constancia, en tu trabajo, en definir tu marca y mantener el contacto con tus clientes.

¿Conoces algún otro error que no esté en esta lista? Déjalo en los comentarios y lo debatiremos para tenerlo en cuenta también.