Nuevo curso: 50 ideas de marketing para fotógrafos

Las inscripciones al Taller online "cómo promocionar tus minis de navidad" cierran en:

Días
Horas
Minutos
Segundos

Tus Fotos No Se Venden Solas

Tus-fotos-no-se-venden-solas-rafa-rodero

¿Por qué “Tus Fotos No Se Venden Solas”?

Es el título que refleja muy bien de lo que va mi primer libro con una editorial (en concreto con JdeJ editores y la colección FotoRuta). Es el resumen de años de trabajo como consultor, formador y ponente especializado en marketing, ventas y gestión del negocio para fotógrafos.

Lo volcado en el libro es un resumen de las principales estrategias y consejos que aplico con mis clientes de consultoría y en mis diferentes cursos presenciales y online con el objetivo de que los fotógrafos puedan conseguir más y mejores clientes sin dolores de cabeza, ni tener que entrar en una guerra de precios absurda.

El libro “Tus fotos no se venden solas” nace de la necesidad que hay en el mercado de dejar de intentar competir por quién hace la foto más bonita y empezar a tomarse el negocio de la fotografía como negocio que es, tratando todo lo relacionado con el marketing y las ventas como se merece.

En multitud de ocasiones veo a fotógrafos muy buenos, con un trabajo fantástico, pero que no viven de ello o les cuesta mucho conseguirlo y van siempre sobreviviendo. Y el problema es que delegan mucha responsabilidad de su negocio en sus propias fotos, pretendiendo que hagan todo el trabajo por ellos y se vendan solas.

Habitualmente hay una pregunta que suele ser muy relevante en cuanto a si tu nivel de fotografía es lo suficientemente bueno para vivir bien de la fotografía o no.

Es la siguiente:

¿Conoces a fotógrafos con similar (o peor) trabajo que venden más que tú?

Si la respuesta es afirmativa me temo que el problema no son tus fotos, sino lo que haces con ellas, cómo y cuándo las comunicas, mediante qué canales y a quién. Esos fotógrafos con “peores” fotos, están aprovechando mucho más lo que tienen a su disposición para vender más que tú.

Todo eso son detalles que habitualmente se pasan por alto, pretendiendo que el negocio funcione como hace más de 20 años, cuando apenas había competencia, la era digital aún estaba llegando y no existían el exceso de información que hay actualmente con la llegada de las redes sociales.

Las reglas del juego han cambiado y lo curioso es que ahora existen muchas más posibilidades de usar diversas herramientas para dar a conocer cualquier servicio o producto. El problema es que por miedo, pereza o desconocimiento no se hace (si es que se hace) de la manera correcta.

Te podría hablar de cosas como:

  • hacer artículos cada semana para un blog,
  • crear un listado analizando a la competencia potencial de tu provincia
  • programar directos en Instagram entrevistando a gente,
  • o hacer publicidad segmentada desde el administrador de anuncios de Facebook,

¿Te invade la pereza no?

Pues hace 20 años muchos hubieran dado lo que fuera por poder hacer cosas como esta y no tener que depender de que el buzoneo masivo en su zona o la campaña en radio o periodico local funcionara. Hoy podemos llegar a un público mucho más concreto gracias a estas nuevas herramientas, pero la decisión de poder usarlas a tu favor está en tu mano.

Si no quieres que te pidan rebajas, invierte en tu negocio

Es curioso cómo a veces no nos guiamos por el mismo rasero, y solo vamos a lo que nos conviene en cada caso.

Conozco a muchos fotógrafos que cuando les llega un posible cliente que se queja del precio o pide un descuento reaccionan a la defensiva y alejando a dicho potencial cliente, sin hacer nada por entender cuál es la verdadera razón por la que ese cliente está pidiendo la rebaja.

Por el contrario, cuando se trata de invertir en publicidad en redes sociales, hay muchos que se llevan las manos a la cabeza alegando que Facebook les quiere robar y que si no no te da visibilidad.

¿No te das cuenta que lo que Facebook quiere es que solo haya contenido de calidad? y como cada vez hay más contenido es más difícil que tu mensaje llegue, ¿Por qué no aprovechas para recuperar parte de tu cuota de pantalla invirtiendo en publicidad?

Eso sí, para hacerlo deberás hacerlo bien, con el administrador de anuncios, y no como la mayoría hace con el botón de “promocionar publicación”. Y si no sabes o te cuesta pues lo tendrás que aprender o delegar en alguien que te ayude o te lo haga. Así también aprendiste a fotografiar, ¿no?

Esto mismo se aplica a otras áreas del negocio, por lo que no es una cuestión concreta de si es recomendable hacer publicidad o no, es cuestión de tener la mentalidad correcta para afrontar tu negocio de fotografía como dueño del mismo.

¿Para qué tipo de fotógrafos es el libro?

El libro tiene un lenguaje 100% enfocado a fotógrafos y es válido para perfiles de cualquier nivel, especialidad o edad. Muchos de los contenidos tratados en el mismo suelen ser cuestiones que la mayoría de fotógrafos no tratan de la forma correcta para que tenga los beneficios deseados en el negocio.

Si entramos más en detalle sobre alguna de las estrategias propuestas para conseguir clientes, el contenido será más fácilmente aplicable a los fotógrafos con los que suelo trabajar habitualmente, en formaciones y consultorías. Estos son los que tratan directamente con su cliente final particular. Véase, fotógrafos de bodas, retratos, infantil, newborn, mascotas, etc.

Esto no quita que el resto de fotógrafos que tratan con empresas no se puedan beneficiar de este libro. De hecho, al final del mismo podrás ver un dos ejemplos de fotógrafos (de los siete que hay) que colaboran en él y que se dedican a trabajar para empresas y aplican perfectamente varios de los conceptos y estrategias plasmadas en el libro.

¿Qué contenidos se tratan en el libro?

El libro no solo es sobre marketing para fotógrafos, sino que trata diversos temas, contenidos y conceptos que todo fotógrafo que se preste debería tratar en su negocio si quiere seguir viviendo de él en los próximos años:

  • la correcta comunicación con tu cliente,
  • la definición de tu cliente ideal,
  • el saber encontrar y explotar tus diferenciales,
  • el ponerle precio a tus servicios,
  • cómo diseñar tu oferta atractiva,
  • el hacer colaboraciones estratégicas,
  • etc.

Son cosas que todo fotógrafo, creativo y emprendedor tiene que poder incorporar a su negocio para que funcione de la manera que te gustaría.

¿En qué es realmente este libro para fotógrafos diferente?

Sin duda no encontrarás un libro como este para fotógrafos.

La experiencia de todos estos años asesorando a fotógrafos a conseguir más y mejores clientes, mejorar sus negocios y ganar más tiempo libre con los suyos.

Consejos, estrategias, herramientas y acciones prácticas que puedas poner a funcionar desde incluso antes de terminar el libro.

Ejemplos prácticos que te darán una idea de cómo poder aplicar algunos de los conceptos del libro.

Todo esto y mucho más en:

fotografointeligente.com/libro

Libro - Tus Fotos No Se Venden Solas - Rafa Rodero

 

 

21 Formas para Poner Mejores Precios a tus Servicios Fotográficos

como mejorar precio fotografía servicios

Llega el momento de poner los precios a tus sevicios fotográficos y no sabes por dónde empezar. Llegar a ser un profesional rentable requiere tener cuidado a la hora de poner tus precios como fotógrafo.

Si alguna vez te has visto en esta situación estoy seguro de que podrás sacar mucho provecho de lo que hablaré a continuación.

Errores a la hora de poner el precio como fotógrafo

Antes de entrar a ver los diferentes factores a tener en cuenta a la hora de poner tus precios en fotografía vamos a citar los 3 principales factores por los que un fotógrafo fracasa a la hora de poner el precio:

  • Precios bajos para competir con los fotógrafos baratos. Error. Si compites por precios basándote en que los nuevos fotógrafos están tirando los precios estás destinado al fracaso. Siempre habrá alguien que esté dispuesto a bajarlo un poco más.
  • Precios basados en la competencia. Error. Esto es lo que se suele hacer porque parece lo más fácil, lo cierto es que hay mucho detrás de los precios de la competencia.
  • Falta de información adecuada. Lo cierto es que hay mucho misterio y muchos factores que tener en cuenta a la hora de poner un precio justo que no son fáciles de entender. Es por eso que con esta guía pretendo ayudarte a mejorar en ese aspecto.

Por tanto, Espero que este articulo pueda ayudarte a entender de una vez por todas como poner precio a tu fotografía y que después de leer las 21 formas para mejorar tus precios te hagan mejorar tus servicios fotográficos.

¿Quién paga tus precios como fotógrafo?

1. Conoce a tu cliente ideal

Esto puede parecer muy básico, pero es una de las cuestiones más importantes. No es lo mismo que el clientes al que te diriges tenga un nivel de vida medio-alto, de otro que siempre llegue apurado a final de mes. Identifica a tu cliente ideal y establece un precio acorde a su perfil.

2. La experiencia del usuario

A veces el precio de tus servicios fotográficos no sólo corresponden al producto que finalmente se llevan, sino a una experiencia de un servicio completo. Se deben cuidar áreas como la atención al cliente, la empatía, o el cumplir con los tiempos fijados. Si trabajas por que la experiencia sea buena, debes cobrar más por lo que ofreces.

3. Pagar por adelantado

Tu tiempo es dinero y tu cliente debe entender eso. Habrá ocasiones, dependiendo del tipo de servicio fotográfico que ofrezcas, en las que deberás solicitar un depósito o incluso el pago por adelantado. Para que un cliente pueda reservar su sesión con antecedencia debes crear un sistema de pagos por adelantado a modo de asegurar el compromiso del cliente con tu trabajo.

Tipologías de precios en fotografía

4. Precios altos

Hay mucha polémica cuando se habla de pagar precios altos. No todos los fotógrafos se pueden permitir el lujo de tener precios altos (que no caros) en sus servicios. Si eres uno de ellos asegúrate de la calidad de lo que ofreces a priori y de lo que entregas, debe corresponder con las espectativas. Esto está muy relacionado con el hecho de ofrecer una excelente experiencia de usuario.

5. Precios bajos y baratos

Este tipo de precios en fotografía son los más conflictivos. Si la calidad de tus servicios no puede competir con los fotógrafos de precios altos y tienes que empezar por abajo, al menos asegúrate de que tu servicio sea rentable. No querrás perder dinero cada vez que hagas una sesión. De cualquier forma, nunca bajes los precios por culpa de aquellos que no quieren pagar tu precio. Debes saber identificar esos clientes tóxicos y desecharlos.

6. Precios rentables

Crear precios que sean rentables significa que puedes cobrar mucho más de media que el resto de los fotógrafos. Esto va acompañado de clientes premium que no discutirán el precio pero querrán 100% satisfacción a cambio.

7. El precio ideal

El precio ideal en fotografía llega cuando está dentro del presupuesto de tu cliente ideal. Aunque tu potencial cliente crea que el precio pueda estar un poco por encima de sus posibilidades, debes comunicar de manera correcta el valor de tu fotografía. Si se hace bien, entonces estarán dispuestos a pagar.

8. Cambios de precios

Siempre que decidas cambiar los precios de tu fotografía, ya sea por hacer una promoción o por una subida de los mismos, intenta justificarlos de manera coherente, de lo contrario tanto tus clientes potenciales como tus antiguos clientes pueden llegar a desconfiar de ti.

9. El precio de tu competencia

Puede parecer lógico basarse en el precio de la competencia. Error. A priori no sabes cómo ellos han llegado a ese valor y ni siquiera si son rentables. Por tanto, no bases tu estructura de precios en una copía barata del fotógrafo más cercano. Cada fotógrafo debe tener perfectamente estudiada cual será la rentabilidad final por cada uno de los productos o servicios que ofrece.

¿Qué incluye tu precio como fotógrafo?

10. Archivos digitales

Piensa muy bien qué tipo de modelo de negocio quieres crear y qué lugar ocupan en él las copias digitales. He visto casos donde en packs baratos se incluian “todas las copias digitales en alta calidad incluidas en un cd”. Si regalas 200 o 300 fotos sin apenas postprocesado es muy probable que no todas esas te representen como fotógrafo y si enseñan una que sea mala en redes sociales por ejemplo eso puede terminar dañando tu imagen como fotógrafo.

11. Precio por hora

No puedes pretender poner tus precios en base a tus horas de sesión. Sobre todo porque hay mucho más que debes considerar aparte del tiempo dedicado en dicha sesión: viajes, marketing, post-procesado, oranización de archivos, etc.

12. Costes anuales

Para poner un buen precio por tus servicios fotográficos, debes considerar todos los costes anuales, tanto fijos como variables, que te genera la actividad a nivel profesional: equipo fotográfico, alquileres de estudio, educación, impuestos, etc.

13. Tu salario

¿Sabes cuál es tu salario como fotógrafo? Teniendo en cuenta que debemos considerar costes anuales, lo mejor es hacer el cálculo por año completo. Tomando como base la suma total del valor neto que has generado durante un año y restando todos los costes que has tenido durante ese año, tu salario neto debería estar en torno a la mitad del valor bruto que ganas. Por ejemplo, si ganas 40.000€ brutos al año y después de restar los costes te quedan 20.000 o más, está bien, de lo contrario debes hacer cuentas.

¿Cómo mejorar el precio de tus servicios fotográficos?

14. Precios de temporada alta

Depende de cuál sea el tipo de fotografía que haces, puede ser que sea más estacional que otros. Si por ejemplo haces fotos de retratos en pareja es totalmente válido e inteligente subir los precios en San Valentín. Siempre y cuando tengas previsión de una afluencia importante de clientes llamando a tu puerta. Si lo hacen floristerías y centros comerciales, ¿Por qué no lo vas a hacer tú?

15. Precios Online

Poner todos los precios en tu página web puede traerte sólo clientes interesados por precio. Es muy dificil transmitir todo lo que nosotros somos capaces de realizar en una sesión y por nuestros clientes sólo con las palabras de la web. A no ser que seas un magnifico copywriter es recomendable decir los precios una vez que se hayan puesto en contacto telefónico o personal contigo.

16. El más caro primero

Si tienes varios paquetes de servicios puede ser recomendable mostrar los paquetes más caros al principio. En esta técnica tiene mucho que decir el diseño y la forma de presentarlos, ya sea online o personalmente. Esto hará que tus paquetes medios y pequeños parezca que tienen un precio más razonable.

17. Precio por paquetes

Normalmente crear paquetes en los que agrupar tus servicios puede ser muy beneficioso para tu negocio. Tu potencial cliente tendrá un mayor entendimiento de lo que ofreces y al reducir opciones la decisión será más rápida.

18. Pack popular

Cuando empiezas es dificil saber qué tipo de productos o servicios tus clientes van a querer o cuales van a tener mejor salida. Una vez que sepas cuales son los que más se venden, agrupalos en un pack y ofrécelo como la mejor opción a adquirir, respaldado por la mayoria de tus clientes.

19. Venta en persona

Las opciones de cerrar una venta aumentan mucho cuando esta se realiza en persona. El trato con el cliente, la conexión visual y el que el mismo cliente pueda ver ejemplos de tu trabajo impresos puede ser el diferencial que tus ventas necesitan.

20. Confianza

Para poder conseguir que alguien te compre, tú debes ser el primero que se crea lo que está vendiendo. Si empiezas a dudar, a ofrecer descuentos o a tener miedo de perder un cliente estás perdido. La confianza en tu negocio lo es todo. Tu debes ser tu cliente más satisfecho y demostrarlo en cada una de las reuniones con potenciales clientes.

El factor definitivo del precio en fotografía

21. El factor diferencial en el precio eres tú

A veces da igual lo que vendas, cómo lo vendas y por cuánto lo vendas. A igualdad de condiciones con otro fotógrafo, con un portfolio parecido y con un precio similar, el factor determinante para conseguir la venta eres tú.

Ponte en la piel de tus clientes, conoce tus preocupaciones, sus intereses, sus aspiraciones. Trátalos con cariño y da el máximo posible como profesional, eso marcará la diferencia.

Si de verdad muestras un interés genuino en ayudarles, aparte de conseguir que trabajen contigo y te contraten la primera vez, conseguirás que vuelvan o por lo menos te recomienden.

[Tweet “21 formas de poner mejores precios a tus servicios de fotografía”]

¿Qué te han parecido estas 21 formas de mejorar tus precios como fotógrafo?

¿Hay alguna en especial que te haya resultado interesante?
¿Hay alguna con la que no estés de acuerdo?
O tal vez ¿Tienes alguna adicional que creas que es importante y no esté incluida en la lista?

Estaré encantado de que, en cualquier caso, indiques en un comentario tu opinión ya que estoy seguro que servirá para hacer este artículo más completo.