13 Errores de tu Web de Fotografía que Debes Evitar

errores de tu web de fotografia a evitar

Tu web de fotografía debe ser el perfecto reflejo de tu marca personal como fotógrafo 2.0. y no caer en estos 13 errores que te expongo aquí.

A la hora de crear tu web de fotografía debes evitar estos fallos porque si no cuidas el detalle de cómo muestras tu portfolio, tu personalidad y tu trabajo, es probable que el visitante o potencial cliente termine saliendo espantado y con una mala impresión.

A veces la web es el primer y único punto de contacto con potenciales clientes. Otras veces no te conocen a través de tu web pero terminan siempre recurriendo a ella para ver cómo te comunicas, qué haces y cómo lo haces.

[Tweet “Tu web d fotografía es la herramienta perfecta para establecer confianza online con tus prospectos.”]

Si evitas estos 13 errores que podrías tener en tu web de fotógrafía es probable que mejores la relación con tus futuros clientes incluso antes de que los conozcas. Eso ayudará a que cierres más contratos con mayor facilidad.

1. URL Feas y/o Largas

Hacer tus artículos o incluso tus páginas ininteligibles de cara al usuario que entra por primera vez en tu web de fotografía es crearle una desconfianza innecesaria. Si yo por ejemplo veo esto malos ejemplos:

https://midominio.com/index.php?cat=183&mode=y

https://midominio.com/?=0183

Por el contrario si se crean webs limpias con urls fáciles de entender la cosa cambia:

Buen Ejemplo:

https://fotografointeligente.com/web-de-fotografia-en-wix-o-wordpress/

https://fotografointeligente.com/web-para-fotografos/

Esto es muy fácil de hacer con wordpress. Si estás otra plataforma que no te deja personalizar las urls o te pone símbolos extraños, mal vamos.

2. No Considerar un Blog

Bueno, qué te voy a decir yo de un blog. Creo que ya puedes imaginar que para mi un blog es esencial y me atrevería a decir que un blog es la mejor herramienta de atracción orgánica de potenciales clientes.

¿Pero cómo se hace eso? Conociendo muy bien a tu cliente ideal y aportándole valor con tus contenidos, quitándoles los miedos, resolviéndoles las dudas, dando confianza de que sabes de lo que hablas. Además es una forma super interesante de estar constantemente en contacto con potenciales clientes.

3. Tiempos de Carga Lentos

Esto hay que cuidarlo mucho. Hay estudios que demuestran que el tiempo medio de atención de un visitante nuevo a tu web es de 8 segundos. Ese es el tiempo medio total. Por lo que habrá algunos que la cierren al segundo de abrirla y otros que estén 15 o 20 segundos.

tiempo carga web de fotografia
Si te da tiempo a tomarte un café mientras se carga tu web de fotografía, mal vamos.

 

La intención cuando montas tu web de fotografía es que los visitantes se queden ahí a ver tus fotos y a ver lo que tienes que contar. Por eso es muy importante cuidar el peso de las imágenes, usar plantillas optimizadas, no sobrecargar la webs de plugins, etc. Para controlar en qué estado está tu web puedes visitar el siguiente enlace:

https://developers.google.com/speed/pagespeed/insights/

4. Imágenes con Títulos Irrelevantes o Ininteligibles

Si me dieran un céntimo cada vez que descubro una imagen con estas características ¡ahora mismo sería rico! Es increible la cantidad de veces que esto se pasa por alto. Hacemos la foto, la descargamos al ordenador, tal vez la redimensionamos y muy lindamente la subimos a cualquier lado, ala.

Eso da en imágenes con títulos cómo DSCN_7540.jpg o IMG0514. Otro caso suele ser el de que aparece el típico 01.jpg, o 153(2).jpg o también retoque_final03.jpg. Sin comentarios. Tengo un artículo completo en el que hablo sobre el SEO para imágenes y entre otras cosas de los títulos.

5. No Estar Actualizado

Este punto es delicado. Tenemos que tener cuidado de tener todo nuestro contenido actualizado, sobre todo en cuanto a fechas se refiere. Es muy fácil que se nos pase el que tengamos fechas del año anterior o tarifas referentes a años anteriores. Y si eso lo ve un visitante es probable que piense que no cuidamos los detalles o estamos desactualizados.

Para esto sería bueno revisar a fondo tu web de fotografía cada 6 meses al menos. No des una mala imagen innecesariamente. Además actualizar tu portfolio cada 6 meses como mucho sería una muy buena práctica ya que si tus visitantes no ven nuevas fotos pueden pensar que no haces nada o peor aún, que no te preocupas por mejorar como fotógrafo.

6. Menú con Muchos Elementos

Muchos elementos provocan el efecto contrario al que primeramente se crea. Si crees que cuantos más elementos en el menú pongas más probabilidades hay de que cliquen en alguno, estás muy equivocado. El tener más de 7 elementos puede provocar la parálisis por análisis.

Lo recomendable en este caso sería poner entre 4 y 6 elementos dependiendo del tipo de modelo de negocio que tengas y cómo quieras guiar al visitante dentro de tu página web.

También tenemos que cuidar en poner muchas especialidades en dicho menú. Esto es un poco lo que hablaba en el artículo sobre los problemas del fotógrafo generalista.

7. Web No Responsive

Google hace unos años, cuando empezó a ver que había gente que usaba su teléfono móvil para usar su buscador quiso adaptarse y premiaba a aquellos dueños de páginas webs que se adaptavan a la versión móvil, es decir, que la web era responsive.

web de fotografia responsive
Haz tu web de fotografía responsive y permite que se vea bien desde cualquier dispositivo

Ahora las cosas han cambiado. Ahora los smartphones son los reyes y la gente se conecta más desde ellos para navegar que desde los ordenadores de mesa. Por tanto, ahora la versión responsive sería la estandard y aquellos que no tengan su web responsive sufrirán las penalizaciones de Google quitándoles autoridad y posiciones en las búsquedas orgánicas.

8. No Tener una Newsletter

El simple hecho de mostrar que tienes una newsletter en tu web significa que estás activo y que vas a informar a futuros clientes de cosas que les interesan sobre tu negocio.

Es una forma fácil y escalable de crear relaciones “automáticas” antes del primer contacto. Lo ideal sería que alguien a través de tus emails creara un vínculo de confianza hasta tal punto de que cuanto finalmente te contacten digan que es como si ya te conocieran :)

También es muy buena opción para poder fidelizar a tus antiguos clientes y que no se olviden de tí. Para eso tienes que currarte contenido interesante que compartir claro.

9. Imagen Personal Ausente

Esta es uno de los errores que más me sorprende a día de hoy. Por alguna razón veo páginas de fotógrafos con alguno de los siguientes errores:

  • No tienen página sobre mi. (lo peor)
  • Tienen página sobre mi pero sin foto! (para mi esto es igual que si no existiera esa página)
  • Tienen página sobre mi pero con foto de espaldas (anda que así te voy a conocer muy bien…)
  • Y mi “favorita”: tienen dicha página pero no reconozco al fotógrafo porque ha decidido poner su super cámara delante de su cara.

Una vez que el visitante está dentro de tu web de fotografía creo que no hace falta ser tan explícitos como para hacerte un autoretrato y menos con la cámara delante de tu cara. Si en tu texto o en tu página de inicio el visitante no se entera que eres fotógrafo entonces el problema no está en tu página sobre mi, viene de mucho más atrás. 

10. Música en Autoplay

Si el visitante no se lo espera puede ser molesto e intrusivo. Por tanto es mejor no incluirla, o si la incluyes que sea como opción y que se escuche sólo cuando al visitante lo decida.

musica en autoplay en tu web de fotografia
No incluyas música en autoplay en tu web de fotografía a no ser que quieras espantar a tu visitante.

Además debemos tener cuidado con incluir músicas ajenas porque, a no ser que tengan derechos de distribución, estaremos violando los derechos de autor de dicha canción.

Lo mismo ocurriría con los vídeos, un vídeo que se reproduce nada más abrir una página es molesto e intrusivo. Si quieres inclúlelo, seguro que aportas más valor, pero que el video se inicie bajo el previo clic en el play del visitante.

11. No Cuidar la Tipografía, ni Colores, ni Estilos, etc.

Este es un error de bulto y es una de las primeras cosas que se notan al entrar en una web. Si no cuidas estos detalles es probable que la primera impresión no sea buena, y ten en cuenta que no hay sengundas oportunidades para causar una buena primera impresión, sobre todo online.

Elije una tipo de letra con el que te sientas identificado, evidentemente no es igual que te dediques a la fotografía infantil, que a las bodas. Cuida los colores que uses, que no desentonen con tu marca y tus fotos. Todo esto servirá para dar coherencia a tu marca.

12. Sin Indicaciones Claras

Antes habábamos de que no podía faltar una llamada a la acción al final, pero el cómo guíes al visitante de tu web es una cosa que debemos hacer con todos los elementos que la compongan: imágenes, botones, indicadores, textos, etc.

Si quieres que la gente vaya a ver tu trabajo antes que otra cosa, resalta la pestaña de portfolio de alguna forma, con otro color, con letras mayúsculas o con un borde que resalte esa pestaña. En definitiva con algo que le guíe visualmente de manera simple.

13. Sin Llamada a la Acción al Final

Este es otro error muy común que probablemente te está haciendo perder muchos posibles clientes.

En internet los visitantes son muy impacientes y en general queremos que nos digan lo que tenemos que hacer. El simple hecho de no guiar totalmente al usuario puede hacer que lo más fácil sea cerrar la página y no queremos eso.

Al final de cada página debe haber un botón o un enlace que lleve al visitante a dónde tú quieras. Nuevamente si le damos muchas opciones probablemente se paralicen como vimos antes. Como por ejemplo así: 

quiero crear y mejorar mi web de fotografia
Clica en el botón y verás a dónde te lleva :)

Estos 13 problemas son sólo una pequeña muestra de la gran cantidad de inconvenientes que encuentro en muchos fotógrafos a la hora de crear su web de fotografía de forma profesional.

[Tweet “13 Errores que NO Debes Cometer en tu Web de Fotografía”]

Si no sabes por dónde empezar o te interesa que analice tu caso concreto puedes escribirme un email para estudiar tu caso de forma personalizada. 

 

Problemas del Fotógrafo Generalista. Una “especialidad” en crisis.

fotógrafo generalista

El fotógrafo generalista tiene a día de hoy un problema evolutivo que resulta en el aumento de competencia ilimitada, bajada de precios constante y el mantenimiento de un negocio insostenible.

Suele ser un caso muy habitual por lo que veremos cuál es el motivo que hace que dicho modelo aún exista, cómo detectarlo y qué posibles soluciones que pueden haber al mismo.

¿Quién es el Fotógrafo Generalista?

Normalmente el fotógrafo generalista es aquel que hace un poco de todo, el que no tiene un mercado definido y que por querer abarcar mucho se abre a “muchas especialidades”. (sólo el término de ser especialista en muchas áreas es contradictorio ¿no?)

Un fotógrafo generalista se detecta rápidamente. Cuando le preguntan qué hace, simplemente responde que es fotógrafo, sin más. No hay un sector o una especialidad en la que destaque (o al menos su marca personal no lo demuestra).

Una de las principales características es que sus acciones no tienen como objetivo llegar a un cliente ideal definido. Por contra su mensaje puede llegar a muchos tipos de posibles clientes para ver el catálogo de productos y servicios que ofrece.

El fotógrafo generalista es también el que piensa que cuanto mayor sea el público al que se muestre el mensaje o la promoción de los servicios más resultados obtendrá. Esto es igual que pensar que la mejor opción para matar moscas es a cañonazos.

Y algo que puede que sorprenda pero que va en contra del negocio es que nunca rechaza a ningún cliente, sea como sea, pida lo que pida.

¿De Dónde Provienen los Fotógrafos Generalistas?

Los fotógrafos generalistas normalmente proceden, o son consecuencia, de un modelo de negocio que funcionaba hace algunas décadas atrás pero que actualmente está en crisis. Antes de la entrada de la era digital en la fotografía, el acceso al material, la formación y el equipo necesario para hacer funcionar un negocio fotográfico no estaba al alcance de todos debido al alto coste.

Es por eso que en cualquier ciudad había sólo unos pocos fotógrafos que tenían su estudio y por tanto tenían su monopólio particular. Para una ciudad de 100.000 habitantes si había 10 fotógrafos, cada fotógrafo podía tener una media de entre 5.000 y 10.000 habitantes a los que poder ofertar sus servicios sin nada competencia.

Con las premisas anteriores era normal que el negocio funcionaba. El fotógrafo no tenía que promover apenas sus servicios. La gente cuando necesitaba un fotógrafo simplemente acudía al que tenía más cerca y listo.  

En el momento en el que la profesión se democratiza, el coste del equipo va bajando, el acceso a la formación es más accesible y el hecho de que se pueda ver el resultado de una imagen segundos después de tomar la foto, facilita el poder probar más sin por ello encarecer el proceso.

¿Qué Problemas Pueden Enfrentar los Fotógrafos Generalistas?

Esta situación hace que haya muchos más fotógrafos nuevos al año deseando poder hacerse un hueco en el mercado. Cuando la oferta va creciendo la demanda ya no tiene tan claro a quién elegir y es aquí donde entra en valor lo que el fotógrafo hace para ganar el pulso a los otros fotógrafos competidores.

Es aquí donde el fotógrafo generalista sufre más. El ser tan polifacético ha pasado de ser una ventaja, o una buena fórmula de obtener ingresos de diferentes especialidades, a una desventaja. Ahora hay otros muchos fotógrafos mejores en cada una de las especialidades por separado.

El principal problema de tener muchos posibles servicios o productos a disposición es que probablemente no destaque en ninguno y eso hace que haya posible competencia en todos lados, incluso el primo fotográfico puede llegar a competir si se tomara la fotografía un poco en serio y se enfocara a un tipo de fotografía específico. Eso también hace que haya muchos fotógrafos baratos que pongan en peligro el negocio del generalista. 

Otro de los problemas es que al conocer otros tiempos en los que el vivir de la fotografía era más rentable, por no tener tanta competencia, ahora hace que toda esa falta de resultados se convierta en reclamaciones contra esos fotógrafos que han rebajado tanto el nivel de sus servicios que se ha producido una guerra de precios. Pero en realidad gran parte de culpa está en ellos mismos por no evolucionar.

[Tweet “Un negocio fotográfico que no crece o evoluciona está muerto”]

Posibles Soluciones

Si has llegado hasta aquí sin cabrearte, enhorabuena, eso significa que tu negocio te preocupa y quieres buscar soluciones. De nada vale seguir quejándose de lo que sucede a tu alrededor sin primero mirar hacia dentro.

Es por eso que creo que los que son proactivos en la búsqueda de alternativas a lo que ya se está haciendo y quieren evolucionar con su fotografía son los que tienen más probabilidades de éxito.

Creo que habrás intuido que la solución pasa por especializarse en lo que mejor hagas. Si eres fotógrafo generalista y haces muchas cosas estoy totalmente convencido de que hay alguna especialidad que te gusta más, o se te da mejor, o te sientes más agusto haciéndola. Es esa especialidad a la que le tienes que dar prioridad y en la que tienes que poner tus esfuerzos para que salga adelante.

Aunque puedas pensar que tus opciones de cerrar negocio se reducen porque habrá menos gente que solicite tus servicios, no te equivoques. Habrá menos solicitudes pero conseguirás cerrar mucho más que antes. Básicamente pasarás de ser medio bueno en todo a el mejor, o casi, en una o unas pocas especialidades (si son complementarias).

El ser fotógrafo especialista te permitirá definir mucho mejor el mensaje que empatice con tu cliente y que muestre tu conocimiento experto en la materia.

 

DAFO para Fotógrafos, Cómo Empezar Tu Negocio Fotográfico [+Plantilla Descargable]

DAFO para Fotografos

Iniciar un negocio fotográfico no es fácil sobre todo porque a veces es algo que surge por inercia. Una buena forma de empezar es con un análisis propio mediante la creación de una matriz DAFO para Fotógrafos.

¿Qué es DAFO para Fotógrafos?

La matriz DAFO es una herramienta que te permite hacer un análisis de la situación actual de tu proyecto o negocio. Este ejercicio te da una idea de en qué momento te encuentras como fotógrafo y te da las pistas para crear estrategias a partir de dicha matriz.

El hacer un análisis DAFO para fotógrafos es especialmente recomendable en los estados iniciales del proyecto. Este estudio debe formar parte de tu plan de negocio fotográfico. Estarán muy relacionados con este estudio la creación de tus objetivos smart.

Un buen análisis DAFO te permitirá ver con más claridad las estrategias a tener en cuenta y los tiempos de implementación de las mismas. Dependiendo de los objetivos a los que apuntes la estrategia irá variando.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que un buen DAFO para fotógrafos irá cambiando con el tiempo. Si estás empeñado en conseguir hacer avanzar tu negocio podrás eliminar las debilidades y amenazas que se interpongan en tu camino y potenciar tus fortalezas a la vez que ir al encuentro de nuevas oportunidades.  

DAFO para Fotografos
Así es como sería una matriz DAFO para Fotógrafos. Si quieres una plantilla igual que esta te la podrás descargar más abajo.

¿Qué significan las iniciales de la matriz DAFO?

El análisis DAFO se divide en características internas y externas, por un lado, y positivas y negativas por otro, cruzándose entre ellas. Es por eso que la forma de matriz encaja perfectamente en este estudio.

Vamos a ver qué significan cada una de las siglas y a qué pertenecen las mismas:

  • Debilidades (interno, negativo): tus puntos débiles que afectan al proyecto. Cosas en las que no eres tan bueno y que debes mejorar. Cosas que tu competencia hace mejor. Falta de conocimiento, tiempo o dinero. Tareas que evitas hacer a menudo pero que deben ser hechas y que te impiden avanzar correctamente.
  • Amenazas (externo, negativo): los obstáculos con los que te puedes encontrar normalmente relativos al mercado. ¿Quién o qué se interpone en tu camino?. ¿Qué tendencias te pueden afectar?. Puede variar dependiendo del pais o la plataforma concreta. La tecnología y los avances a veces pueden ir en contra, hay que identificarlo cuanto antes para usarlo a tu favor.
  • Fortalezas (interno, positivo): tus puntos fuertes. Estos llegan de nuestras habilidades y herramientas que tengas con respecto a la competencia. Es lo que te hace único y diferente del resto. Tus logros y experiencia tanto personales como profesionales potenciarán este punto.
  • Oportunidades (externo, positivo): estas son las situaciones de nuestro alrededor que podemos aprovechar a nuestro favor. Algunos ejemplos pueden ser las tendencias o cambios en el mercado que se alineen con nuestras fortalezas. Los contactos potenciales o posibles interesados en tu producto entrarían en este punto.  La flexibilidad y adaptabilidad de tu proyecto beneficiará este punto.

Una vez creada dicha matriz nos permite crear acciones para avanzar con lo que tenemos hacia donde queremos ir.

[et_bloom_inline optin_id=”optin_21″]

Ejemplo de DAFO para Fotógrafos

Un pequeño ejemplo de elementos que podrían ir en cada una de los cuadrantes sería el siguiente:

  • Debilidad: Me falta equipo y algo de técnica a nivel fotográfico. Eso hace que a veces me frustre, pierda tiempo innecesariamente y no sea capaz de avanzar. También sé que necesito incorporar estrategias de marketing pero no lo estoy haciendo. No tengo claro en qué debo poner los esfuerzos.
  • Amenaza: Hay mucha gente buena en el sector en el que me quiero meter y con más recursos económicos que yo. En mi ciudad pequeña no hay mucho mercado disponible ya que este se encuadra en las grandes capitales. Se está empezando a usar mucho instagram y yo apenas estoy comenzando.
  • Fortaleza: soy muy trabajador, constante, me adapto a los cambios y soy comunicativo. Tengo buen nivel de postprocesado y soy bastante creativo. Estoy empezando y tengo muchas ganas de que salga bien. La fotografía es mi pasión y quiero que se vuelva un medio de vida, eso hace que los pequeños fracasos no sean tales, sino que para mi son aprendizajes.
  • Oportunidad: Estoy empezando a conocer a gente del medio de donde pueden salir futuras colaboraciones. Puedo empezar a promover mis trabajos en diferentes plataformas online como por ejemplo un blog o un canal de Youtube, eso conectará mucho mejor con mis potenciales clientes.

[Tweet “DAFO para Fotógrafos, Cómo Empezar Tu Negocio Fotográfico [+Plantilla Descargable]”]

¿Cómo usarlo en mi negocio fotográfico?

Si es la primera vez que escuchas esto del DAFO para fotógrafos, yo te recomiendo que lo empieces a implementar desde hoy mismo. Será parte muy importante de tu plan de marketing como fotógrafo. De este estudio dependerá que implementes unas estrategias u otras.

Puedes descargarte la plantilla recurso que he preparado para ti y rellenarla con los diferentes elementos del mismo.

Intenta sobre todo que sea realista. Si ves que te cuesta al principio identificar estos factores puedes consultarlo con la gente relacionada con tu negocio para que te ayude a sacar cada uno de los puntos que tendrás que trabajar.

En cualquier caso, si te queda alguna duda o quieres que te ayude a orientar tu estudio, puedes dejar un comentario al final del artículo o ponerte en contacto conmigo. Estaré encantado de ayudarte.

Marketing para Fotógrafos. ¿Lujo u Obligación? | Fotógrafo Inteligente

marketing para fotografos

El marketing para fotógrafos a menudo suele ser infravalorado pero permíteme que te haga un par de preguntas: ¿Cuantos fotógrafos con talento acaban por dejar la profesión por falta de clientes? Muchos. ¿Y cuántos fotógrafos sin tanto talento triunfan en la fotografía sin problemas? También muchos.

Y ahora la pregunta que te hago es, ¿Dónde quieres estar, en el grupo de fotógrafos con talento o en el grupo de fotógrafos con clientes?

Enfrentar estos dos conceptos puede resultar extremo, evidentemente hay muchos términos intermedios, pero a continuación trataremos una serie de conceptos que te harán ver con mucha más claridad si el considerar el marketing en tu negocio fotográfico es un lujo o una obligación.

La duda eterna del fotógrafo: ¿Es el talento suficiente?

A menudo hablo con fotógrafos que se sienten frustrados con su situación actual porque no entienden como fotógrafos con “menos talento” que ellos puedan estar viviendo de la fotografía con “tanta facilidad”. Y por el contrario como aquellos que tienen más talento, mejores fotos, no consiguen triunfar.

Vamos a poner un ejemplo típico de que es lo que puede significar eso de “menos talento” y “tanta facilidad”.

marketing para fotografos

“Menos talento”. Normalmente se refiere a fotógrafos que no destacan especialmente con sus fotografías. No tienen una técnica super depurada, tienen bastantes conocimientos de fotografía, se han formado y entienden la luz. Saben componer, retocar y como todo ser humano de vez en cuando cometen errores también, pero nada le impide seguir formándose.

“Tanta facilidad”. Perfectamente podría haber cambiado la palabra facilidad por “suerte”. Como he comentado en otras ocasiones, opinino que la suerte no existe, la suerte se crea. El caso es que esa aparente facilidad, si se trata de un negocio fotográfico exitoso, estoy seguro de que tiene un gran trabajo detrás que lo avala. Además de trabajo podría facilitarle el hecho de ser el primero en un sector, el ser diferente, el dedicarle muchas horas de trabajo, etc.

Y sobre todo le facilitara mucho la situación el hecho de estar aplicando el marketing para fotógrafos.

Mínimos para que el Marketing para Fotógrafos funcione

La primera ley universal es que por muy buen trabajo de marketing para fotógrafos que hagas, si el producto final es malo, no va a funcionar. Debes tener claro que tienes que trabajar en unos mínimos de calidad en el producto fotográfico que vas a ofrecer a tus clientes.

Excepción. No te dejes guiar por los malos ejemplos. Esos que eventualmente a pesar de su mal trabajo tienen muchos clientes (probablemente insatisfechos) que nunca volverán a trabajar con él. Apunta y déjate influenciar por aquellos que llevan mucho tiempo haciendo bien su trabajo y no por los casos de éxito efímeros.

marketing para fotografos

Por tanto trabaja en una buena base para tener un producto del que estés satisfecho. Ese producto debe resolver el problema o necesidad de tu cliente. Una vez que tengas un producto del que te sientas orgulloso y tienes claro de que quieres ganarte la vida trabajando como fotógrafo, entonces sí vamos puedes empezar a considerar el marketing como pieza clave de tu negocio fotográfico.

El marketing es una parte muy importante de tu fotografía profesional. De hecho, por lo general tendrás que dedicarle, al menos, el 80% del tiempo a tareas relacionadas con tu negocio. Todas esas tareas no tienen que ver contigo como fotógrafo y sí contigo como freelance o empresario.

¿Quieres saber a qué responden esos porcentajes?

El Gran Problema de los Fotógrafos de Hoy en Día

El porcentaje citado de 80% a tu negocio/marketing y el 20% a tus acciones más puramente fotográficas, tiene que ver a que en el momento en el que aceptaste ser fotógrafo aceptaste también ser muchos otros profesionales, todo en uno.

¿Sabes cuántas “profesiones” se esconden bajo la profesión de fotógrafo? El fotógrafo no es sólo fotógrafo, es el conjunto de muchos profesionales en uno y eso el cliente no lo entiende.

[Tweet “¿Sabes cuántas “profesiones” se esconden bajo la profesión de fotógrafo? Más de las que te imaginas”]

El fotógrafo a parte de fotógrafo es: retocador, iluminador, informático, contable, administrador, comunity manager, director de arte… y un largo etcétera. Todas esas “profesiones” necesarias para que el negocio fotográfico salga adelante.

Si no eres consciente de todo lo que tienes que hacer probablemente estés destinado al fracaso y lo peor es que no sepas porqué, cuando tu fotografía es buena y tú tienes talento.

¿Cómo el Marketing para Fotógrafos puede ayudarte en tu Negocio?

Si has llegado hasta aquí, probablemente seas consciente de la necesidad de aplicar las bases del marketing para fotógrafos para avanzar. El marketing es lo que hará que tu talento como fotógrafo sea reconocido como te mereces y que tu fotografía sea valorada por los clientes con los que quieres trabajar.

¿Cómo se hace eso?

El marketing tiene muchas áreas en las que se podrían trabajar. Hacer marketing para fotógrafos no es hacer publicidad en Facebook y esperar a que te compren porque has hecho un descuento de 30% de tus servicios. Marketing no es intentar engañar a la gente mediante precios, estrategias o tácticas poco legitimas.

Marketing es educar, es vender ideas, es contar historias, es aportar valor, es hacer que tus clientes vuelvan una y otra vez porque confían en todo lo que haces.

[Tweet “Marketing es educar, es vender ideas, es contar historias, es aportar valor, es hacer que tus clientes vuelvan una y otra vez porque confían en todo lo que haces.”]

El marketing para fotógrafos puede ayudarte a:

  • Ganar visibilidad
  • Aumentar tus Ventas
  • Crear una buena Marca personal
  • Hacer tus Promociones más estratégicas
  • Conectar con tus Clientes
  • Mejorar el Mensaje de tu negocio
  • Optimizar tus acciones en Redes sociales
  • Incrementar tu Autoridad en el sector
  • Mejorar tu Posicionamiento
  • Asentar tu Presencia online

Todas esas áreas dentro del marketing pueden convertir a un fotógrafo con talento pero sin clientes puedan finalmente dar el impulso que necesitan a su negocio. Pero entonces, ¿Cómo puedo dar el siguiente paso? La respuesta es la formación.

Si soy fotógrafo ¿Necesito formación en Marketing?

Respuesta corta, sí.

Hace unos años, si querías formación especifica en marketing para fotógrafos tenías que hacer un curso en marketing y descubrir la manera de adaptarlo a tu fotografía.

Por suerte, cada vez más el sector de la fotografía empieza a tomar conciencia de la importancia que esta disciplina. Y poco a poco van apareciendo recursos que llenan ese vació tan importante.

Este blog nació precisamente por esta necesidad que descubrí que no estaba siendo cubierta como se merecía y de hecho ha crecido mucho en los últimos años. Eso me ha permitido crear recursos y cursos de marketing para fotógrafos, ventas y gestión de negocio que han ayudado a profesionales a cubrir algún área que necesitasen reforzar para conseguir más clientes de forma consistente.

Descarga este recurso de Marketing para Fotógrafos

10 Errores que Debes Evitar como Fotógrafo Profesional

  • Evita errores que están cometiendo el 90% de los fotógrafos
  • El error nº 3 suele ser el más común de todos
  • Dale un buen impulso a tu fotografía y ponte a la cabeza

40 Expertos en Fotografía en 40 Masterclasses con 23 horas de formación

  • Contenido 100% online para ver cómo y cuándo quieras
  • 23 horas de formación de la mano de 40 entrevistas a expertos
  • El mejor contenido concentrado para formarte como fotógrafo
  • Diferentes temáticas, desde retoque y flash hasta marketing e instagram.

7 errores en tus Ventas como fotógrafo, por los que pierdes clientes

¿Estás cansado de enviar presupuestos y que no te respondan? ¿Dedicaste mucho tiempo a alguien que parecía muy interesado y después de decirle tus precios desapareció?

El arte de las ventas es algo que muchos fotógrafos desconocen y si también te pasa a ti no te preocupes, no es tu culpa. Nadie nace sabiendo vender y al contrario de lo que puedas pensar, vender es algo que se puede aprender.

Aunque no te lo creas, “vender” es algo que hacemos habitualmente con nuestra pareja, nuestros hijos y nuestros amigos.

Lo que vamos a aprender a continuación es a detectar los principales errores que los fotógrafos cometen cuando se trata de vender su propio producto para que eso no afecte a tu negocio.

1.No te sientes a gusto “vendiendo”

¿Te has sentido incómodo cuando pensabas que estabas vendiendo? ¿Crees que no sirves para vender? ¿O directamente no te gusta vender?

¿Y si te digo que la mayoría de veces que vendes lo haces en acciones de tu día a día? Todo el mundo vende consciente o inconscientemente en su día a día. Cuando convences a tus amigos para ir a un restaurante que te gusta mucho, y no a otro que les gusta a ellos, les estas “vendiendo” la idea.

Te invito a que cambies el chip y a sustituir la palabra vender por ayudar. Como creador de imágenes, capturador de momentos y contador de historias mediante fotografías, tienes una habilidad que tus clientes no tienen. Por tanto les estás haciendo un favor al ofrecerles tus servicios.

2. No hables tanto y ¡escucha!

Si hablas demasiado corres el riesgo de terminar hablando solo. Para evitarlo es fundamental que tengas preparada una pequeña estructura de cómo quieres que la conversación transcurra.

Cuando tengas una reunión en persona con alguien interesado en tus servicios, deja que hable, que te cuente sus problemas y objetivos. Sobre todo pregunta mucho y escucha bastante.

Haz preguntas relevantes e intenta descubrir cuales son sus necesidades. Si siente que le entiendes, podrá dar el siguiente paso y así contratarte para que le soluciones su problema.

Aprender a escuchar para vender más es algo que puedes mejorar aqui >>

3. No transmites los beneficios de tu producto.

Esto es muy común entre fotógrafos. Habitualmente hay un empeño en pensar como una foto es buena por su resultado técnico. Centrar el discurso para vender tus fotografías en la cantidad de megapíxeles a la que es capaz de disparar tu cámara es un error.

A veces una foto simple que transmita a la perfección la personalidad de tu cliente habla mucho más alto que toda la jerga técnica. O tal vez lo que quiere alguien con una sesión de fotos es verse mejor, elevar su autoestima. Piensa en tu producto como un solucionador de los problemas de tus clientes.

Tu cliente no es fotógrafo, sólo quiere que tus fotos expresen lo que él tiene en la cabeza. Cuanto más te acerques a esa visión, y mejor sepas transmitirlo a priori más clientes cerrarás.

4. No eres tu mejor cliente

A la hora de conversar con un potencial cliente sobre tu servicio debes ser capaz de hablar como si fueras tu mejor cliente. Con esto quiero decir que no hay que caer en el egocentrismo ni en la prepotencia, pero si tu producto es bueno ese potencial cliente lo debe saber.

Seguramente ya tengas muchos buenos comentarios de tu trabajo de clientes satisfechos. A veces es tan fácil como reproducirlos ante un potencial cliente para darle la seguridad mediante la prueba social.

Cuando hablas genuinamente de tu producto como algo que ha ayudado a otras personas a sentirse mejor, notarás que hablas con pasión y sinceridad tal y como si tu hubieras sido tu mejor cliente.

5. No confías en tu producto

Tener un buen producto detrás de toda una estructura de venta es fundamental. Estoy seguro de que después de tantas horas de formación, práctica y sacrificio han valido la pena para tener un buen portfolio, ahora es hora de demostrarlo.

Piensa que tu fotografía es el remedio perfecto para tu potencial cliente, ese que ya se ha interesado por tu producto. Ofrecer una visión general de lo que tu producto puede hacer por ese cliente le dará seguridad y terminará comprando.

A veces resulta que ofrecemos dentro de nuestros productos o servicios que no las ponemos en valor y ni sabemos que podrían ser un factor diferencial de nuestra competencia. Estudia muy bien tu producto y el de tus competidores para sacarle el máximo provecho a los beneficios que ofreces.

6. No eres paciente y das tu precio al principio

Supongo que ya te habrá pasado más de una vez. Alguien te pide un presupuesto por email, tu se lo das y nunca más vuelves a tener respuesta.

Si alguien llega a tu web porque ha visto tus fotos, por muy buenas que sean, tienen que saber mucho más que eso antes de contratarte.

Lo ideal sería llevar a un prospecto por email a una conversación telefónica y a ser posible a una reunión presencial. Una vez con el potencial cliente cara a cara debes transmitirle todo el valor de tu trabajo y sólo así verá tu precio como una inversión y no como un gasto.

7. No estás preparado para escuchar objeciones

Imagina que llega el momento, te reunes con tu potencial cliente, está casi convencido, pero tiene las últimas dudas y es esta la prueba de fuego.

Y de repente llegan las temidas objeciones: “Tu precio es muy caro”, “Tal fotógrafo me lo hace más barato”, “¿No me puedes hacer un descuento?”

En ese punto de la venta el precio debería ser el menor de tus problemas pero debes ser capaz de responder todas esas objeciones que tu potencial cliente deba tener.

Puedes creer que cada prospecto puede venir con sus propias objeciones, pero detrás de toda pregunta incómoda hay muchas respuestas, sólo hay que tener conciencia de ellas y crear una estructura paso a paso para salir con un cliente cerrado después de cada reunión.

Si aún no sabes cómo estructurar el proceso de ventas, seguramente estés perdiendo muchos clientes por el camino.